Josep Borrell: A dos años de represión, la UE no observa «avances tangibles» sobre la crisis en Nicaragua

Dos años después del comienzo de las protestas y manifestaciones sociales de abril de 2018, en Nicaragua no hay avances tangibles sobre los derechos humanos y la democracia, asegura el Alto Representante / Vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell Fontelles, quien reitera el apoyo al pueblo nicaragüense en el cumplimiento de sus apremiantes necesidades y aspiraciones.

«La UE (Unión Europea) sigue comprometida a seguir trabajando hacia una salida pacífica de la crisis actual”, asegura Borrell.

Señala que las tres áreas principales destacadas por las conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE), del 14 de octubre de 2019, sobre Nicaragua “siguen siendo válidas”, sobre la situación de los derechos humanos y la democracia.  

En una declaración realizada este jueves, dijo que “es necesario realizar urgentemente un progreso tangible”.

Por tanto considera, que “siguen siendo válidas: el restablecimiento de las libertades políticas y la liberación de los prisioneros políticos restantes; plena cooperación y el regreso de los organismos internacionales de derechos humanos a Nicaragua, y; un acuerdo sobre reformas electorales e institucionales entre el gobierno y los principales grupos de oposición, con el objetivo de garantizar elecciones justas y transparentes”.

“Continúa la represión por parte de las fuerzas de seguridad y grupos armados progubernamentales de opositores políticos, manifestantes, periodistas, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la Iglesia Católica”, manifestó.

Tras señalar que la UE espera que el régimen  Ortega Murillo cumpla con los compromisos adquiridos en los acuerdos de marzo de 2019 con la oposición, en este caso fue con la Alianza Cívica para alcanzar una salida pacífica, negociada y democrática de esta crisis.

Tras referir que “la pandemia de coronavirus es una crisis de salud pública que exige, más que nunca, la solidaridad y los derechos humanos para estar a la vanguardia de la acción común”.

“Expresamos nuestra solidaridad con las víctimas de la pandemia en Nicaragua y reiteramos nuestro apoyo al pueblo nicaragüense para satisfacer sus necesidades y aspiraciones apremiantes”, afirma Borrell.

Importante declaración pero necesitan pasar a las sanciones

Para Haydee Castillo, defensora de derechos humanos en el exilio, destacó la importancia de la declaración y coincide con los reclamos de las organizaciones defensoras de derechos humanos y desde varios espacios organizados pues a dos años persiste la represión.

Sin embargo, Castillo señaló que la demanda “sigue siendo que la Unión Europea pase ahora a las sanciones directamente porque es a lo único que el régimen le teme y lo mismo pedimos a toda la comunidad internacional”, pues el régimen mantiene la represión pues a los llamados, comunicados, exhortaciones les hace caso omiso.

En especial dijo Castillo, porque después de dos años de represión que ha mantenido el régimen, ahora “se suman a nuestro reclamo y al de los familiares que es la libertad de los presos y presas políticos; lo que es una urgencia dadas las condiciones infrahumanas en las que se encuentran y los altos niveles de presión a los que están sometidos, máxime con la exposición al contagio”.

No obstante, Castillo recordó, que ante esta situación quienes deben dar el primer paso son los mismos nicaragüenses. 

Por tanto, Castillo estimó que es momento de definir una ruta clara, un camino que todos debemos seguir en consenso.

Deben cambiar el discurso

Para ello, opina Castillo, “es vital pasar de un discurso electoral a una demanda de destituirles del poder porque estamos sin gobierno en un contexto en el que el país se hunde cada día, el caos es más latente y esto no da para esperar ir a elecciones que seguramente se las robará a como ha sido su política de Estado”.

 “Es ahora cuando hay que actuar, hay que definir una ruta clara, y además definir también un equipo de personas probas y con reconocimiento del pueblo que se pongan al frente de esa ruta con prontitud”, aconseja Castillo.

La defensora de derechos humanos señala que  solo con la máxima presión desde dentro de Nicaragua, con organización interna, unidos a la que hacen exiliados  y la diáspora desde el exterior  será posible debilitar al máximo al régimen.  

    Leave Your Comment Here