País Portada

Pescadores artesanales del Caribe Sur ponen sus esperanzas en próximas faenas

Pescadores artesanales pasan dificultades por cambio climático. Fotografía: Voces En Libertad

Tras una temporada de veda y aunque bajo expectativas los pescadores artesanales de Bluefields, en el Caribe Sur se preparan para volver a faenar una vez se estabilicen la inestabilidad climática, pues hasta ahora la temporada lluviosa acrecentada por últimos acontecimientos en el país ha representado una baja en el sector.

En el Caribe Sur los mayores afectados por la temporada lluviosa han sido los pescadores artesanales con daños en los aperos de pesca, en los bancos de pesca que han sido cuantiosos y además de que los costos de los productos no han sido muy rentable, aseguran marinos de Bluefields.

“Nos estamos preparando luego de una larga temporada de veda y debido a la presencia de lluvias y tormentas nos ha tocado detener las jornadas, hay más embarcaciones dedicándose a esta actividad, es poca la ganancia pero nos ayuda a sobrevivir. Esperamos recuperarnos aunque hay productos del mar que están escasos” relató José Corea, quien confirmó que grupos de al menos 13 personas por cada embarcación, salen a mar adentro con grandes expectativas. Sin embargo, desde el cierre del 2021 y lo que va del año 2022 la pesca ha sido afectada.

La pesca asume un papel importante en esta región del Caribe, muchos de los pescadores lamentan que en este año varios grupos no han logrado salir al mar por falta de recursos para reparar parte de sus equipos de operación.

“En estos tres largos meses debo buscar otra alternativa que ayude a llevar el alimento ya sea de taxista o algún trabajo rápido, es muy difícil, necesitamos apoyo a este sector” dijo Kendry Estrada, capitán de la embarcación ‘Two Friends Two’.

Por su parte, Roger Romero, de la embarcación ‘Estrella del Mar’, una de las más antiguas en la región dijo: “Nos mantenemos a la expectativas por la inestabilidad del clima, aquí muchas de nuestras familias dependemos de lo poco que hacemos en cada viaje, nuestra labor es de salir, ubicar los equipos, las nasas por un período de 5 días y retornamos a puerto seguro, confiamos en que mejoren las condiciones para no perder nuestros equipos y evitar que las embarcaciones sufran naufragio”.

En Nicaragua se determinan dos tipos de pesca: la artesanal y la industrial, ligada directamente a la extracción de langosta, camarones, pescados, entre  otros productos de mar. 

La actividad pesquera representaba el principal ingreso económico de muchas familias en el caribe nicaragüense, además, de ser la proveedora de buena parte de los platillos de los costeños. 

Este sector económico debe ser regulado por INPESCA (Instituto Nicaragüense de la Pesca y Agricultura) el cual ha reportado constante inestabilidad en los recursos pesqueros, calificando estos últimos años como los más difíciles del período reciente, es por ello que los caribeños se enfocaban en trabajar en este rubro. Pero ahora muchos de ellos han emigrado a otro país en busca de mejorar sus condiciones de vida o se dedican a otras actividades informales que les permiten ganar dinero para el día a día del sustento de sus familias.

Pescadores artesanales de Bluefields recienten que las malas condiciones del clima les afecta para obtener excelentes resultados en las faenas diarias. Fotografía; Voces En Libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X