Ahora Portada

«Hermanos volvamos a la hermandad, volvamos a la fraternidad», el llamado de monseñor Álvarez

Monseñor Rolando Álvarez saca a las calles a Jesús Sacramentado. Fotografía: Voces En Libertad.

“Todos pasamos, todo es efímero, solo Dios es eterno, solo Él perdura”, recordó durante su homilía este Jueves Eucarístico, el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, quien de previo ante la presencia policial alrededor de la Casa Cural de Matagalpa, sacó a la calle a Jesús Sacramentado, con el cual bendijo a la feligresía que lo acompañó a distancia y estaban impedidos por policías para acceder al templo y asistir a la tradicional misa de jueves.

Todos somos hermanos, insistió a primeras horas  de este jueves el obispo de Matagalpa quien con Jesús Sacramentado impuso la bendición a los presentes y expresó que él en ningún momento tiene dificultades de platicar y hasta tomarse un cafecito con policías.

“Hermanos volvamos a la hermandad, volvamos a la fraternidad, a la amistad. Bendito sea Dios”, repetía Álvarez quien pedía:  “Ámense los unos a los otros como yo los he amado dijo el Señor “. 

Igualmente les pedía: “Un abrazo hermanos, si somos hermanos, ámense los unos a los otros como yo los he amado (citando el mensaje de Jesús)”. Tras preguntar, “¿Por qué meten zozobra en la población, por qué hacen esto, por qué agitan los corazones?”.  

Y advirtió: “Solo ante Cristo nuestras rodillas se postran”.

En el día de San Juan María Vianey, el Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes, la Diócesis de Matagalpa convocó a su feligresía a realizar una jornada de oración por la santidad y protección de los sacerdotes, pero al llegar a las cercanías de la Casa Cural los feligreses fueron impedidos de entrar, fue por ello que Álvarez debió salir a elevar sus oraciones en la calle junto a los feligreses que ya se congregaban, posteriormente le fue permitido celebrar la Misa.

Monseñor Rolando Álvarez, con Jesús Sacramentado en las calles. Fotografías: Voces En Libertad.

El camino a la santidad pasa por la cruz, les dijo el obispo de Matagalpa a los sacerdotes de su Diócesis a quienes también les indicó que “la oración es la mejor arma que tenemos” y les recomendó hacerlo con el corazón.

En su homilía Álvarez expresó: “Aunque parece que a veces es el mal el que impera, aunque pareciera que el horizonte se ve sombrío y oscuro, recuerden que Cristo es el Rey del universo, y que todo lo que el señor permite ocurre para el bien de los que amamos al señor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X