Alianza Cívica propone una serie de medidas, para que Nicaragua enfrente una emergencia por el COVID-19

Una propuesta pública sobre las acciones que el régimen debería implementar de manera inmediata para atender la pandemia del COVID-19, dirigió la Alianza Cívica a la nación.

La Alianza Cívica asegura que la misma puede ejecutarse con ayuda de la cooperación internacional, pero para ello es necesario resolver la crisis política y de Derechos Humanos. E insta a la población a presionar y demandar al régimen “para que ponga en práctica estas medidas para proteger nuestra salud y responder a la crisis económica”.

“No podemos admitir que se queden ausentes y con los brazos cruzados en estos momentos críticos para el país y para nuestras vidas. Los que están en el poder, deben responder”, expresa la propuesta, al tiempo que señala que: “Salvar vidas y combatir el COVID-19 es hoy la prioridad”.

La propuesta incluye una serie de medidas económicas, sociales y sectoriales que considera el régimen debe adoptar a la brevedad, debe incluir a todos los departamentos, regiones autónomas y municipios del país. Y explica que las mismas buscan que los trabajadores y empresas nicaragüenses puedan tener un respiro mientras perdura lo más duro de la crisis económica.

Aunque aclara esa organización, que la solución a la crisis económica, social y humanitaria que sufre Nicaragua desde hace dos años, “pasa por resolver los problemas políticos, como son la liberación de los presos, restitución de libertades públicas y la celebración de elecciones adelantadas previas reformas electorales”.

A su vez, demanda la liberación de los presos políticos,  que el régimen facilite el retorno de los nicaragüenses en el exterior como el caso de los caribeños que están abandonados a su suerte en la Isla Gran Caimán y que haga gestiones  ante el Gobierno de Costa Rica para procurar que, de recibir ayuda humanitaria de organismos financieros internacionales, incluya fondos para la atención de los exiliados nicaragüenses. 

Medidas preventivas

A lo interno en el sector social proponen como medidas preventivas, la aplicación de pruebas masivas de detección del virus para identificar focos de contagio, por ejemplo, en empresas de alta aglomeración de trabajadores y, personal sanitario que atiende a los pacientes.

Además propone reforzar el gasto en salud para dotar de mayor cantidad de equipos y materiales de protección a hospitales, centros y puestos médicos.

A su vez, la suspensión de clases en todo el país y continuar con la merienda escolar, establecer un equipo interdisciplinario que incluya universidades, científicos de la salud y sector privado para la elaboración de ventiladores de emergencia.

La creación de un bono alimenticio para poblaciones en alto riesgo. A su vez, establecer un monto adicional a la pensión de los aproximadamente 280 mil pensionados del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que es una población en alto riesgo.

“La logística de esta transferencia sería a través de los canales tradicionales de pago del INSS, con especial énfasis en reducir aglomeraciones al momento de los pagos”, indica la Alianza en su propuesta.

Igualmente plantea esa organización que sea creado un programa especial de atención a trabajadores de cuenta propia, que dependen de su trabajo diario para poder subsistir.

Otras acciones

En cuanto a la política comercial plantean eliminar barreras arancelarias y no arancelarias para la importación de medicinas, kits de pruebas, ventiladores y material de protección sanitario. Y suspender el cobro de aranceles por tres meses para la importación de alimentos y el pago del mismo podría ejecutarse una vez superada la crisis.

También que sea creado un sistema rápido y de otorgamiento de registro sanitario de productos esenciales para combatir la pandemia, en especial insumos críticos como equipos de laboratorio, reactivos, equipos de protección personal EPP, así como otros productos que surjan de la reconversión productiva de algunas empresas, como alcohol en gel, por ejemplo.

La Alianza Cívica además refiere que es necesario sea asegurado el sostenimiento del tipo de cambio de la moneda y mantener la actual política de cambio.

Que sean abiertas líneas de créditos de emergencia hacia la banca privada a fin de asegurar que el crédito no se disminuya más, la reducción del encaje a fin de que más recursos puedan ser destinadas a los clientes bancarios, la suspensión de fondos de garantías para préstamos de pequeños y medianos productores y comerciantes. Y la suspensión por tres meses del pago de cuotas de préstamos y de hipotecas. 

Igual suspensión de pago por tres meses del agua y energía eléctrica, y que sea prohibido el corte de esos servicios. La reducción por ese mismo período de los precios de los combustible y en proporción a la disminución de la caída de los precios internacionales del petróleo, también rebaja en el gas licuado.

En cuanto a la política fiscal resalta una reforma al Presupuesto General de la República y crear un fondo de emergencia a fin de atender necesidades de urgencia durante la pandemia. La suspensión del pago del impuesto sobre la Renta, del Valor Agregado y el Impuesto Selectivo de Consumo por tres meses.

    Leave Your Comment Here