Ahora Portada

UE sanciona a seis funcionarios del régimen por considerarlos violadores de derechos humanos

El Consejo de la Unión Europea impuso sanciones contra seis funcionarios del régimen Ortega Murillo considerados como responsables de graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua.

Los sancionados por el Consejo de la UE son: La asesora en salud Sonia Castro, el colaborador cercano a la pareja Ortega Murillo Néstor Moncada Lau, los funcionarios de la Policía el consuegro Francisco Díaz, Ramón Avellán, Luis Pérez Olivas y Justo Pastor Urbina. Todos ellos han sido sancionados por Estados Unidos. A su vez Castro, Moncada Lau y Díaz fueron sancionados por Canadá en 2019.

En caso de Castro la UE menciona que es responsable de graves violaciones a los derechos humanos y de reprimir a la sociedad civil y a la oposición democrática en Nicaragua.

“En especial dificultando el acceso a la asistencia médica de urgencia a los civiles heridos que participaban en manifestaciones y ordenando al personal hospitalario que informara sobre los manifestantes que habían sido conducidos por la Policía al hospital”, indica la UE sobre Castro.

Sobre Moncada Lau, señala que como asesor personal de Daniel Ortega sobre asuntos de seguridad nacional, como tal ha estado directamente implicado en la toma de decisiones en materia de seguridad nacional y en el establecimiento de las políticas restrictivas llevadas a cabo por el Estado de Nicaragua como manifestantes, representantes de la oposición y periodistas en Nicaragua a partir de 2018 y es responsable de ello.

Cuatro funcionarios policiales

De Díaz refiere que como director de la Policía desde el 23 de agosto de 2018 y antiguo subdirector de la misma, es responsable de graves violaciones de los derechos humanos y de reprimir a la sociedad civil, en especial por estar al mando de las fuerzas policiales que han ejercido la violencia contra civiles mediante el uso excesivo de la fuerza, detenciones y torturas entre otros.

Avellán fue incluido en este listado como responsable de graves violaciones de los derechos humanos y de reprimir a la sociedad civil y a la oposiciòn democràtica en especial por coordinar la represiòn de manifestantes en Masaya durante 2018.

En cuanto a Pérez Olivas, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, lo menciona como responsable de graves violaciones de los derechos humanos incluida la tortura, el uso extensivo de la fuerza, el maltrato de los detenidos y otras formas de trato degradante.

Sobre Justo Pastor Urbina, jefe de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP), expresa ha participado directamente en la aplicación de la política represiva contra los manifestantes y la oposición en Nicaragua , en particular en Managua.

En ese contexto, dice, Urbina es responsable de graves violaciones de los derechos humanos y de reprimir a la sociedad civil y a la oposición democrática en Nicaragua.

Es un espaldarazo

Uno de los primeros en reaccionar fue el director de la Alianza Cívica Juan Sebastián Chamorro, quien lo estimó como “un triunfo para la democracia en Nicaragua y del movimiento azul y blanco pues están siendo sancionados funcionarios que han cometido violaciones de derechos humanos”.

“Esto es un espaldarazo a la lucha por los derechos humanos”, sostuvo Chamorro quien resaltó también ese apoyo transmitido por la UE al pueblo de Nicaragua y el hecho que mencione también el tema del mal manejo de la pandemia por parte del régimen.

En una declaración del Alto representante, Josep Borrell, reiteró este 4 de mayo que “en los últimos meses, no se han logrado avances tangibles en materia de democracia y derechos humanos en Nicaragua”.

Represión ha continuado

Mientras ha continuado la represión ejercida por las fuerzas de seguridad y los grupos armados afines al régimen contra opositores políticos, manifestantes, periodistas, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la Iglesia Católica ha continuado.

“A la luz de esta situación, el Consejo de la UE decidió hoy incluir a seis personas en la lista de personas naturales y jurídicas, entidades y organismos sujetos a medidas restrictivas, a saber, la prohibición de viajar y la inmovilización de fondos y recursos económicos», refiere la declaración.

Y explica que las medidas están dirigidas específicamente a personas responsables de graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua y no están diseñadas para dañar a la población nicaragüense.

Régimen debe cumplir compromisos

La UE espera que el régimen cumpla en su totalidad con los compromisos adquiridos en los acuerdos de marzo de 2019 con la oposición.

Y recuerda que hay tres ámbitos principales donde la UE desea un progreso tangible y menciona la aplicación plena de los Acuerdos del 29 de marzo de 2019 para reforzar los derechos y las garantías civiles y políticas, incluido el restablecimiento de las libertades políticas y el estatuto jurídico de las organizaciones de la sociedad civil a las que les ha cancelado la personería jurídica, el regreso voluntario y en seguridad de los exiliados y la puesta en libertad de los presos políticos restantes.

“Esto implica asimismo, retirar los cargos en su contra, poner fin al acoso y la intimidación de los presos políticos liberados y de sus familias, y garantizar su seguridad y su integridad física”, resaltó Borrell.

También está el regreso a Nicaragua de los organismos internacionales para los derechos humanos y la cooperación plena con ellos, incluidas la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y un acuerdo sobre reformas electorales e institucionales entre el régimen y los grupos de oposición, incluida la Coalición Nacional, destinado a garantizar elecciones creíbles, inclusivas y transparentes.

Y destaca la declaración de Borrell que la UE considera que las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE de 2011 siguen siendo válidas y constituyen un importante marco de referencia.

Esas recomendaciones incluyen reformas como: el nombramiento de nuevos miembros del Consejo Supremo Electoral y organismos electorales relacionados, el registro de votantes, la publicación y tabulación de resultados o la acreditación de observadores nacionales e internacionales, entre otros.

La UE recuerda que la pandemia del COVID 19 refuerza la necesidad de cooperación internacional; y que la UE está dispuesta a ayudar a Nicaragua en estos tiempos difíciles.

«En este período desafiante, el respeto de los derechos humanos no debe olvidarse y debe estar en el centro de cualquier acción», expresa Borrell en su declaración.

La UE reafirma su compromiso de apoyar al pueblo nicaragüense, incluyendo el fortalecimiento del estado de derecho y el desarrollo económico y social de los más vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X