Virus de COVID-19 aún circula en Nicaragua, advierte Observatorio Ciudadano

A casi un año de los primeros reportes de contagio y muerte en Nicaragua a causa de la pandemia de COVID-19, los reportes del Observatorio Ciudadano, demuestran que  el virus circula aún en el país.

El último informe del Observatorio correspondiente a la semana comprendida entre el 25 de febrero al 3 de marzo señala, que durante ese período recibieron reportes de ocho departamentos del país de 69 nuevos casos y 21 personas fallecidas con síntomas asociados o que presumen por coronavirus.

Los departamentos que aún experimentan contagios por esa causa fueron Jinotega, Matagalpa, Estelí, Managua, Masaya, León, Madriz, Rivas.

El Observatorio registra un acumulado de 13,209 casos sospechosos verificados por el Observatorio Ciudadano en 141  municipios del país. Igualmente hasta esta fecha el Observatorio contabiliza 2,997 muertes por neumonía o sospechosas de COVID-19. Un 33 % de ese total de muertes ocurrieron en Managua.

De ese total de casos sospechosos reportados 883 corresponden a trabajadores de la salud y 115 en relación al total de las muertes sospechosas por el virus.  

Lote de vacuna donado por la India

En tanto el Ministerio de Salud confirmó a través de los medios oficialistas que este domingo llegaron al país 200,000 dosis de la vacuna Covishield donadas por el gobierno de la India, que se suman a las vacunas rusas Sputnik V que empezaron a aplicar el 2 de marzo pasado.

La ministra de Salud, Martha Reyes,  dijo que con estas dosis asegurarán la vacunación de 100 mil nicaragüenses,  entre los grupos más vulnerables.

Según dijo Reyes, han empezado a vacunar a personas con enfermedades renales, cardiópatas, cáncer y posteriormente continuarán con el resto de las personas que presentan enfermedades crónicas de base, como hipertensión, diabéticos de acuerdo a la edad, al personal de salud de primera línea  y personal de otras instituciones que también están de cara a la atención.

No obstante, una nota de prensa del Observatorio destaca que aún no hay acceso a la información sobre el número o tipo de vacunas que han llegado al país.

“Argumentando que la vacuna es voluntaria, no se han divulgado rutas y mecanismos para que la población a riesgo (según criterios internacionales) solicite y tenga acceso a la vacuna, se desconoce cuándo, cómo y dónde tendrán acceso a la vacunación los y las mayores de 65 años y aún las personas con morbilidades previas que significan riesgo para el individuo”, señala el Observatorio.

“En la política de silencio y ocultamiento de la información, seguimos sin saber cuántas pruebas se han hecho, qué porcentaje ha salido positivo y la distribución por grupo etáreo, sexo y área geográfica de las personas que han dado positivo”, expresa el Observatorio en su nota de prensa.

El Observatorio también resaltó algunas irregularidades al iniciar la vacunación pues “vimos a través de la cobertura de los medios prácticas violatorias de las medidas básicas de protección: Aglomeración al grado de hacinamiento, aún en espacios -como las salas de hemodiálisis- que deberían ser estériles y acceder a ellos con trajes de protección, además, uso inadecuado o directamente no uso de mascarillas”.

    Leave Your Comment Here