Ejército busca acercamiento con CPDH y medios de comunicación, tras sanciones de EE.UU a la Policía

El jueves de la semana pasada el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, fue invitado a una reunión con altos mandos del Ejército de Nicaragua, institución que tenía cerradas sus puertas a organizaciones de derechos humanos. Ese mismo jueves Estados Unidos había sancionado a la Policía por estar implicada en la violación de derechos humanos.

Además del acercamiento con la CPDH se ha apreciado algo parecido con algunos medios de comunicación independientes.  

“Ellos nos invitaron y fuimos recibidos por los general Leonel Gutiérrez y (Marvin) Corrales”, expresó Carmona quien sostuvo: “No teníamos ninguna relación, fue una invitación que ellos nos hicieron”.

Gutiérrez es el jefe de la Dirección de Inteligencia y Contrainteligencia Militar, en tanto Corrales es el inspector general de la institución militar y según Carmona el tema de interés para abordar en la reunión fue los asesinatos de opositores en el campo, sobre los cuales esa institución busca desentenderse.

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de CPDH/Archivo

Consultado Carmona si ellos han realizado algún señalamiento en particular sobre los asesinatos de campesinos, para que hubiese interés en querer explicarles, indicó: “Solo hemos cuestionado la indiferencia que tuvo en el desarme de los paramilitares, señalando que los únicos cuerpos armados establecidos en la Constitución es el Ejército y la Policía y que ellos debieron de intervenir para controlar a esos grupos, desde que asumió al poder el Frente”.

Por años Ejército acuñó el término de “liquidar delincuentes”

Azahalea Solís, del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) e integrante de la Alianza Cívica recordó que el Ejército en sus anuarios decía “se liquidaba a tantas personas (…) como si el Ejército tenía alguna facultad respecto a ese tema”.

“Ahora alegan no tener ninguna participación, allí están los anuarios donde ellos ponían en letras clarísimas año con año que eliminaban a gente que supuestamente cometían delitos comunes”, destacó Solís, quien recordó que durante lo más crudo de la represión hubo decenas de paramilitares que se desplazaban por las calles de las principales ciudades con armas de guerra. Y el Ejército “no hizo absolutamente nada” para impedir esta actuación que terminó con delitos de lesa humanidad.

Azahálea Solís, del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) e integrante de Alianza Cívica.

Solís recordó también que existe una denuncia en la Fiscalía en contra del jefe del Ejército, Julio César Avilés y el jefe de la Sexta Región Militar, Marvin Paniagua por la matanza en la comunidad San Pablo 22, de la Cruz de Río Grande, donde entre las víctimas están los dos hijos  menores de Elea Valle.

¿De dónde salieron armas para paramiltares?  

“Hay una gran duda que tenemos todos los nicaragüenses, ¿de dónde salieron estas armas? Las armas de guerra, el uso que se dio de ellas, indiscriminado, el volumen de esto, estas preguntas que nosotros no hemos encontrado una respuesta que el Ejército no da una respuesta contundente”, expresó José Pallais, quien recordó que hay civiles armados que realizan labor de fuerzas represivas “llámese como se llamen” y el Ejército es el garante de que en el país no pueden existir otras fuerzas armadas.  

También recordó Pallais, que en las redes sociales circulan fotografías de personas que aparecen un día como militar en otras en labores represivas como paramilitares o parapoliciales “todos esos son elementos que circulan (…) y diferentes países que se interesan por la marcha de los acontecimientos en Nicaragua tienen en sus manos”.

Abogado José Pallais, integrante de Alianza Cívica

“No me corresponde hacer un juicio de valor. Pero qué pruebas hay circulando en la comunidad internacional, si las hay. Y es algo muy preocupante y desde luego vemos al Ejército preocupado queriendo dar explicaciones queriendo actuar con las comisiones de derechos humanos, con los medios de prensa para desvirtuar estas informaciones que de diferente origen han llegado a diferentes destinatarios y que ha venido conformando la idea de que el Ejército tuvo algún nivel de cooperación con los mecanismos de represión desarrollada a partir de abril de 2018”, dijo Pallais.

Lo que decía Avilés

Todavía en julio de 2019 el jefe del Ejército pensaba de esta manera: “No hay titular, no hay estado de opinión que valga, no hay redes sociales que valgan, porque nosotros nos encontramos firmes en cumplimiento de lo que está establecido en el marco de la Constitución y las leyes”.

 “Y no son aquellos que hacen opinión aquí pensando que el Ejército de Nicaragua por sus opiniones se va a sentir presionado, no hombre (…) nunca, jamás nos van a presionar, nunca tengan la plena seguridad”, fueron las palabras de Avilés.

Para Pallais para “despejar dudas razonables”, lo mejor que puede hacer el Ejército es contribuir a que se investiguen estos hechos, lo que significa ”abrirse a una investigación internacional y cooperar con ellos”.

En diciembre del 2019 el Ejército dirigió un reporte a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para responder a un informe presentado durante el 173 período de sesiones de ese organismo efectuado en septiembre de ese año por los peticionarios Movimiento Campesino, Acción Penal y el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más. En ese informe las organizaciones se refirieron a los asesinatos de campesinos, que hasta esa fecha registraban unos 30 crímenes.

En ese reporte el Ejército no solo niega algún involucramiento en los crímenes, desacredita a los defensores del Colectivo Nicaragua Nunca Más y advirtió:  “El día que salgamos del campo, Nicaragua se sumará al caos como el que existe en el Triángulo Norte de Centroamérica o como áreas de México”.   

  • El carolingio

    Existe mucha evidencia de la participación del ejército en participación de muchos asesinatos, hay vídeos, hay personas, la Comisión de Derechos Humanos tiene mucho material y víctimas y testigos

Leave Your Comment Here