Testimonio de caso sospechoso de COVID-19, confirma la indefensión en Nicaragua ante la pandemia

La denuncia que a través de las redes sociales  hizo la noche del sábado una trabajadora de la persona oficializada por el régimen como caso dos de coronavirus, dejó al descubierto que en los hospitales de Nicaragua no existen condiciones para atender la pandemia del coronavirus.

Mientras Daniel Ortega sigue ausente pese a la grave situación de crisis sanitaria que se avecina. A excepción de la reunión virtual del 12 de marzo en que participó con presidentes del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), no se ha conocido que haya estado presente en otra actividad para tomar determinaciones de contención de la pandemia.

Según el testimonio que dio esta persona en un en vivo, después de 24 horas permanecía en un lugar en el Hospital Alemán Nicaragüense donde había sido aislada y ni siquiera había podido tomar un baño, ni había ingerido alimentos, tampoco había recibido la información necesaria si había contraído como el virus.

Mencionó la persona identificada como caso sospechoso, que había decidido dejar el hospital para hacerse exámenes en un hospital privado, a su vez, que por el caso otras cuatro personas fueron conducidas a ese mismo centro para un período de aislamiento, entre ellos dos cubanos, a quienes les hicieron exámenes pero “les dieron de alta”.

“No me he bañado ando llagas en los pies no nos dan medicina, presento síntomas de alergia y la respiratoria, he tomado acetaminofén, (que) en la mochila ando, no nos dan respuesta no me dejan salir, si me dejan ir haré una cuarentena”, dijo desde los alrededores del hospital adonde dijo “me bolé la barda”.

Luego por las redes sociales circuló un video en el que se observa que en el hospital la hicieron firmar un acta donde ella asume la responsabilidad de abandono del mismo.

Caso dos empeora

Sobre el caso dos, aseguró la denunciante, que según un hermano del paciente, este empeoraba “está en estado crítico, está entubado hace horas ya no responde su hígado, el  riñón colapsa”, mientras tanto dijo  “hace poco ingresaron un nuevo caso”.

El testimonio de la trabajadora de la persona identificada como caso dos, deja entrever que su empleador restó importancia a posibles medidas preventivas ante la pandemia, según dijo, no les permitió que adoptaran medidas personales preventivas: nada de mascarillas, jabón o alcohol gel,  para evitar ahuyentar a la clientela.

El paciente visitó varias veces el centro de trabajo, donde aún ya enfermo acudió el lunes recién pasado. Presentaba fuerte tos, grandes temperaturas y dolores en el corazón, mientras los doctores no le decían nada.  Allí se relacionó con trabajadores y clientes, lo que deja entrever que varias personas estuvieron expuestas al coronavirus.

Murillo busca sofocar denuncia

La madrugada del domingo, Rosario Murillo, que hace de vocera del régimen intentó salir al paso al testimonio de la empleada  del caso dos.

 “En uno de los centros hospitalarios del país tenemos un caso de una persona que está asintomática pero que estuvo vinculada o asociada al caso número dos, que reportamos ayer, es un caso sospechoso, sin síntomas, la persona ha decidido abandonar el aislamiento con su familia y el hospital en este momento le está dando de alta”,afirmó Murillo.

“Queremos nosotros una vez más ratificar que nuestra responsabilidad como Estado, como gobierno es extremar todas las medidas y si tenemos una persona que es sospechosa que no tiene síntomas pero que estuvo vinculada al caso número 2 nuestro deber es que permanezca en el centro hospitalario en aislamiento mientras se da la evaluación de sus propios csos y se da el resultado de la prueba”, dijo Murillo.

No obstante, la empleada del caso dos asegura que nunca le dijeron si es caso positivo o negativo del virus.

Murillo alega que extreman las medidas en los puestos fronterizos y en aeropuertos “y en el seguimiento que están dando a aquellas personas que pudiesen haber tenido contacto con esos dos casos que tenemos, seguimiento cercano y mientras se recibe la confirmación o la negativa de la prueba del COVID-19 lo recomendable, lo deseable, lo necesario es que la persona permanezca aislada”.

Y reiteró que en “no tenemos otros casos gracias a Dios en este momento por eso estamos pendientes y trabajando duro también en lo que llamamos pesquisas porque no hemos encontrado en los recorridos que hemos hecho casa por casa en todo el país”,.

Sin embargo, al medio día de este sábado Murillo había hablado de la existencia de un caso sospechoso de coronavirus,de una joven que había viajado al exterior y regresado Nicaragua, pero habló que la persona era procedente del Caribe. Por tanto debe interpretarse que es otra persona.

Pese a todo, Murillo insiste en mantener las visitas casas a casa este domingo.

“Las brigadas continúan las visitas a las familias explicando distribuyendo folletos y expresando la solidaridad, la cercanía y la unidad delas familias nicaragüenses”, aseguró Murillo, es de resaltar que las personas que se movilizan por los barrios circulan sin adoptar medidas preventivas, lo que pone en riesgo a las familias en sus viviendas.

Iglesias vacías

Uno de los sectores que han tomado medidas de precaución ante esta pandemia es la iglesia católica, que ha insistido desde sus oficios y desde sus medios de comunicación que es preferible que participen en la Misa, transmitida a través de sus medios de comunicación.

Este domingo un reducido grupo de fieles acudió a la Misa matinal de Catedral de Managua, su Rector, Luis Alberto Herrera anunció que según el comportamiento de la pandemia determinarán las celebraciones con presencia física.A partir dela próxima semana han reducido las celebraciones a una por día, a las 12:00 del día y aclaró “por el momento”.

“Y hay mucha desinformación”, expresó el sacerdote quien no está convencido que solo existan dos casos positivos del coronavirus, por lo que insistió a su feligresía a prevenir la pandemia, “evitar salir lo más que se pueda”, pues “solo el Señor y la Virgen podrán ayudarnos”.

La Diócesis de Estelí a través de un comunicado determinó que a partir del lunes 23 de marzo, “todas las celebraciones religiosas y actividades pastorales con presencia de fieles quedan suspendidas, incluidas las de Semana Santa”.

Ya la Diócesis de Matagalpa había anunciado que los oficios de Semana Santa serán si la presencia física de los fieles.

FIDH advierte sobre vulnerabilidad de sistema sanitario

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) emitió un comunicado urgente la media noche del sábado a través del cual advierte que ante la fragilidad del sistema sanitario de algunos países latinoamericanos “Nicaragua es de los más vulnerables”.

“Lamentamos profundamente que el gobierno de Nicaragua esté desacatando las recomendaciones dela Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre la distanciación social y aliente la concentraciones públicas”, destaca la FIDH.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), exigió al régimen que cese de promover actividades donde haya aglomeraciones dela población como marchas, simulacros de terremoto y otros.

    Leave Your Comment Here