Repatrian restos mortales de jinotegano muerto en España


Este jueves fueron repatriados los restos mortales de Eleazar Blandón, fallecido el pasado 1 de agosto, después de sufrir un golpe de calor y luego ser abandonado en un centro de salud de Lorca, Murcia, según publicaciones españolas. Y casi de inmediato de haber sido recibido por su familia en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino los restos fueron trasladados a su ciudad natal Jinotega.

La información sobre el caso publicada en el sitio web de la organización Intersindical de Aragón, refiere que a Blandón lo llevaron en una furgoneta a un centro de salud, lo dejaron en la puerta y se marcharon. En la plantación de sandías donde trabajaba se superaron ese día los 44 grados y, según cuentan los amigos de la víctima, a Blandón, en pie desde las cinco de la mañana, no le daban ni agua para refrescarse, destaca intersindicalaragon.org.

La propietaria de la casa donde habitaba Blandón, Luli Zenteno relató que el día antes de morir “le di una botella mía para que la metiese en el congelador. Creo que el día que murió fue el único día que pudo llevarse agua”,  tras comentar que en esos lugares donde trabajaba el nicaragüense “los tratan como a perros”.

Blandón, de 42 años, llegó a Bilbao en octubre del 2019,  en Nicaragua quedó su esposa embarazada de cinco meses y cuatro hijos.  El nicaragüense  no tenía papeles. Buscaba en España una vida mejor para su familia, pero emigró para salvar la suya y la de sus hijos. Se había involucrado en las manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega y comenzó a recibir amenazas: “Contrólate o pagarás con tus hijos”, señala intersindicalaragon.org.

Pidió ayuda a su hermana Ana, que vivía en Almería, y tomó un vuelo a Bilbao. Allí pidió asilo, pero, con el sistema saturado, no le convocaron para formalizar su solicitud hasta meses después. Y llegó la pandemia y todo se paró. Se mudó a Almería con su hermana y trabajó clandestinamente repartiendo agua y, aunque lo intentó, no consiguió una cita para poner en orden sus documentos.

 No le quedó más remedio que someterse al trabajo precario y se mudó a Murcia donde le dijeron que podría ganar algo de dinero y hasta regularizarse, refiere la publicación de la organización sindical de Aragón.

El detenido, que ha quedado en libertad con cargos, no tiene buena fama entre sus empleados, muchos de los cuales tienen miedo a hablar. “Siempre nos daba los peores trabajos, los más duros. Allí además nunca hay sombra. Estás en el puro campo pelado. Nunca entendí el trato que nos daba”, cuenta un nicaragüense que trabajó para él. “Un día de mucho calor necesitaba agua y me dijo: ‘Por mí muérete, ni familia mía eres’.

“Aquí a uno le humillan”

Ana recuerda desolada la frustración de su hermano que no podía permitirse dejar de trabajar, aún en las condiciones más duras.

“Un día me llamó llorando: ‘Aquí a uno le humillan’, me dijo. ‘Me llaman burro, me gritan, me dicen que soy lento. Te tiran el polvo en la cara cuando estás agachado. No estoy acostumbrado a que me traten así’.

El pasado 4 de agosto la Asociación Nicaragua Libre, formada por españoles/as y nicaragüenses residentes en España, a través de un comunicado además de solicitar el pronto esclarecimiento de la muerte de Eleazar Blandón y el justo castigo para sus responsables, se sumó a la petición hecha por numerosos colectivos en favor de una regularización extraordinaria de las personas inmigrantes que trabajan para el bienestar de la sociedad española.

La muerte del nicaragüense Eleazar Blandón “no es un hecho anecdótico que pueda darse por terminado con un juicio al presunto responsable de su explotación laboral y de su abandono tardío ante las puertas de un centro de salud”.

“Son ya demasiado numerosas las noticias recibidas y las imágenes vistas como para saber que estamos ante una sistemática explotación de las personas más vulnerables, por carecer de papeles migratorios o por las razones que sean; personas muy valiosas primero por el mero hecho de serlo y, además, por el trabajo que realizan”, indica la Asociación Nicaragua Libre.

    Leave Your Comment Here