Ahora Portada

Recuerdan a padre Marlon Pupiro a nueve años de su asesinato

Con un triduo Eucarístico que inició el 18 de agosto y concluyó este jueves, la parroquia Inmaculada Concepción de María, en el municipio de La Concepción, Masaya, recordó al padre Marlon Pupiro, en el noveno aniversario de su asesinato

«Mientras lo recordamos con cariño y gratitud, su muerte sigue clamando justicia», escribió desde las redes sociales el Obispo Auxiliar de Managua, Silvio Báez.

«Hoy hace nueve años fue asesinado el P. Marlon Pupiro en Nicaragua. Como hombre justo y sacerdote ejemplar ya ha entrado en el descanso glorioso de su Señor», recordó Báez. 

Pupiro era el párroco de ese municipio cuando fue asesinado. Después de haber sido sacado por la fuerza de la Casa Cural, fue declarado desaparecido y luego su cuerpo fue encontrado en un basurero en el kilómetro 16, Carretera Vieja a León. El crimen de Pupiro fue uno de los muchos casos que bajo las investigaciones de la Policía del régimen han quedado en impunidad.

La misa de aniversario fue celebrada por el párroco Jacinto Carvajal, quien junto a  Pupiro se ordenó como sacerdote  y quien dijo que a través de su testimonio, su palabra y su ejercicio sacerdotal infundió “un corazón nuevo”, entre su feligresía.

Tumba del padre Marlon Pupiro.

“Todos fuimos testigos de un gran sacerdote, un gran hermano, un gran amigo”, dijo Carvajal. Tras señalar que en esa parroquia aunque pasen los años perdurará el amor y cariño por el sacerdote que quienes lo asesinaron no lo pudieron matar.

Y rogó para que Pupiro a quien considera un intercesor ante el Señor, pida por la iglesia en estos momentos de adversidad, como la pandemia por COVID-19, los ataques contra la iglesia, ofensas contra los obispos y sacerdotes

En su momento allegados al sacerdote asesinado llegaron a asegurar que fue torturado debido a su negativa de llamar al obispo auxiliar, a quien pretendían prepararle una celada y quien era el verdadero objetivo del plan.

El hecho quedó en el misterio. Una de las hipótesis que se planteó en su momento fue que el caso tenía ribetes políticos, aunque la connotación que le dio la Policía en su momento fueron otros, incluido el robo.

Según las investigaciones de la época, el último sitio donde ubicaron al sacerdote fue como visitante del centro recreativo La Borgoña y donde fue visto con vida por última vez al amanecer del 20 de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X