Protección a trabajadores y sector informal, urge Unidad Nacional Azul y Blanco

Fotografía: Manuel Esquivel

Ante el desarrollo de la etapa crítica del contagio comunitario del COVID-19 y el colapso del sistema de salud la Unidad Nacional Azul y Blanco demandó del Estado de Nicaragua la suspensión inmediata de toda actividad masiva que exponga a trabajadores públicos al contagio, extremar las medidas de protección para los trabajadores de la salud e implementar medidas de alivio financiero para el sector informal

El último reporte del Observatorio Ciudadano del COVID-19 en Nicaragua indica que en el país hay 2,323 contagios y 465 muertes.

«En esta y todas las etapas las y los trabajadores, principalmente quienes están en el sector informal y quienes están siendo criminalmente expuestos en el sector público, están en una situación de peligrosa vulnerabilidad», refiere la Unidad Nacional en un comunicado.

Igualmente demanda, que sea proporcionado el equipo adecuado para los trabajadores de la salud y dosificadas las jornadas laborales. Y que sea reintegrado todo el personal de salud despedido a raíz de las protestas de 2018 para que sean reforzar los centros de atención en salud.

A su vez plantea la Unidad Nacional, que sean aplicadas de forma masiva medidas de apoyo y protección para trabajadores del sector informal, como equipos y materiales sanitarios. Y les proporcionen paquetes alimenticios y medicamentos básicos.

Igualmente que sea aplicado un test para detección del COVID-19 de manera masiva en centros de trabajo formal e informal, especialmente en las maquilas.

Así como la entrega de un bono de compensación a los trabajadores que queden en el desempleo mientras dure el período de emergencia.

A las empresas suspender actividades indispensables

En tanto a las grandes empresas, la Unidad Nacional les insta a suspender toda actividad no indispensable, reforzar las opciones de teletrabajo y de jornadas escalonadas, con prioridad a los trabajadores de la tercera edad y con factores de riesgo

Aplicar cuarentena de catorce días estrictos a cuenta de vacaciones y de manera remunerada, en caso de sospechas de contagio o contagios confirmados, en especial en las empresas de maquila. Evitar despidos, suspensión temporal, reducción de salarios.

Desde la banca privada, aplicar moratoria a préstamos de las pequeñas empresas y trabajadores por cuenta propia. Desde las empresas de salud privadas, poner a disposición servicios de salud a precios accesibles e invertir en reactivos para la detección del COVID-19.

A los negocios de venta y distribución de alimentos redoblar esfuerzos para evitar acaparamiento y especulación con los precios.

Y las empresas que inevitablemente deban seguir operando, les llaman a ampliar medidas que aseguren la salud y el bienestar de los trabajadores y proveer de equipos de protección como mascarillas, alcohol gel, cloro para limpiar superficies y todos aquellos implementos que ayuden a prevenir el contagio Asimismo, implementar campañas internas de información sobre medidas de prevención.

    Leave Your Comment Here