Ahora Portada

Periodista leonesa no sucumbe ante la adversidad

Periodista Yubelka del Rosario Olivares, aún enferma persiste en el ejercicio de su profesión. Fotografía: Voces En Libertad.

La periodista leonesa Yubelka del Rosario Olivares, de 40 años, no ha cedido a las complicaciones provocadas por la Insuficiencia Renal Crónica (IRC), que padece desde hace varios años, pues permanece activa en el ejercicio de la profesión, lo cual le ha servido como estímulo para enfrentar el padecimiento.

Por la profesión, dijo, «me mueve una pasión y renunciaré hasta el día que cierre mis ojos”, para ello utiliza las redes sociales como una plataforma para mantener su actividad.

“Dios es mi fortaleza y misericordia. Antes me pagaban con publicidad y en mi condición es difícil trabajar y devengar un salario de una empresa de comunicación. Ahora estoy aquí, en esta silla de ruedas sonriendo, con un carácter dócil, con fuerza y ánimo para seguir adelante realizando colaboraciones e informando a nuestra comunidad”, expresó Olivares, quien luce cansada y sudorosa,

Ella recuerda su juventud recorriendo los pasillos de la Universidad Centroamericana (UCA), donde estudió Comunicación Social, y donde logró graduarse en el 2005, cuando empezó a trabajar en la radio ‘La Cariñosa’, una emisora local, donde fundó la revista ‘Que Hay’.

Con las dolencias empezaron dificultades económicas

Tras haber sido diagnosticada con IRC, iniciaron las dolencias físicas, dificultades económicas y con ellas las hemodiálisis: Un doloroso tratamiento que se viene realizando desde hace cinco años, cuando sus riñones comenzaron a descompensarse y su cuerpo a llenarse de líquido debido a las continuas infecciones renales que sufría desde el año 2002.

“Esta enfermedad es dolorosa, produce calambres, taquicardia y te consume todo hasta los huesos no solo te saca el agua retenida en el cuerpo sino también destruye el resto de los órganos”, sostuvo.

Recientemente Olivares celebró sus 40 años, a simple vista se muestra una mujer fuerte, alegre y dedicada pero las tres hemodiálisis que se realiza por semana, desde hace cinco años, le han absorbido todos sus vitaminas y minerales hasta debilitar sus huesos. Su brazo izquierdo está marcado por una cicatriz. Es el catéter incrustado en su vena para que pueda ser conectada a una máquina que la ha dejado postrada en una silla de ruedas. 

“Empecé con un padecimiento de infección renal, luego vino la diabetes e hipertensión. Recuerdo que pese a tener estos males, no seguí el tratamiento al pie de la letra debido al trabajo en las calles, hasta que los dolores y molestias se fueron agravando, pero cuando me alerté la enfermedad ya había avanzado y causado daño. Ahora soy una de los más de tres mil pacientes renales que se atienden en una clínica privada en el occidente del país”, refirió Olivares y cuenta que sus riñones no pueden cumplir la función de depurar la sangre.

Para Olivares no ha sido fácil continuar con el proceso de tratamiento, la situación económica le impide mantener una dieta saludable que le permita mejorar su calidad de vida.

 “El proceso ha sido fuerte y la vida me ha cambiado 180 grados”, dice la periodista al explicar el proceso que realiza la agresiva máquina que se encarga de lavar la sangre y extraerle hasta dos litros de agua en cada sesión.

Aunque ella trabajó 15 años, nunca cotizó seguro social. Hoy está desempleada y enferma, sólo cuenta con el apoyo de un familiar y lamenta el abandono y las condiciones en que vive a diario. 

“La situación es dura y el médico recomienda una dieta saludable pero mi economía no lo permite y me debo ajustar a lo que tengo, aunque sea arroz y frijoles. Dios no me ha abandonado Él provee. Hay medicamentos caros, pero muchos de ellos no los cubren en  el seguro, estoy pagando un seguro facultativo que no es suficiente para cubrir todo el tratamiento que demanda esta enfermedad”, destacó.

Falta de información 

La IRC es una enfermedad crónica, que se origina por otras patologías, como diabetes, hipertensión arterial, enfermedad renal poliquística o enfermedad glomerular e incluso por los malos hábitos alimenticios y automedicación. Se ubica entre la primera causa de muerte en la población que habita en el occidente del país, en la última década.

 Los médicos especialistas en nefrología que atienden esta problemática de salud son pocos en el país, es por ello que se requiere de acciones inmediata sobre temas de prevención para evitar que el paciente llegue a una enfermedad renal crónica, como la que vive Olivares quien lucha todos los días por su vida, aunque las posibilidades sean inciertas. 

Colaboración de Voces En Libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X