Ahora Portada

Pablo Cuevas: «Nos privaron de nuestra libertad de movilizarnos»

Pablo Cuevas junto a Carla Sequeira.

El asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, confirmó que junto a otros dos miembros de esa organización fue retenido por unos 40 minutos de forma arbitraria en el Distrito Seis de la Policía, donde sus teléfonos celulares fueron manipulados.

Cuevas manifestó, que el equipo pretendían verificar la situación de asedio en que permanecen Freddy Navas, Flor Ramírez, el docto José Luis Borge y Carlos Pavón.

En el caso de Navas, uno de los dirigentes del Movimiento Campesino, que permanece asediado, la Policía les impidió acceder a la vivienda y tampoco le permitió a este salir de la casa.

Posteriormente, el equipo de la CPDH, se trasladó a la casa de Ramírez, ubicada en el barrio Waspán, donde denunció que “tiene casa por cárcel” y que Cuevas pudo constatar. Y cuando pretendían retirarse de la vivienda de Ramírez, observaron que los policías ya requisaban al conductor del vehículo en el que se movilizaban.

Luego uno de los agentes asumió el control del vehículo y les advirtió: “Nos van acompañar” . Fue de esa manera que los policías condujeron al equipo de la CPDH al Distrito Seis de la Policía, denunció Cuevas.

“Yo le pregunté por lo menos diez veces al oficial que nos tuvo en custodia el por qué de nuestra estadía allí, estaba obligado a decirnos por qué estábamos detenidos (…) nos privaron de nuestra libertad de movilizarnos y eso significa una detención ilegal, consecuentemente allí está la comisión del delito de abuso de autoridad y funciones”, sostuvo Cuevas.

En presencia del equipo de la CPDH un agente de Auxilio Judicial de ese distrito, entregó los teléfonos celulares de las tres personas retenidas, a un funcionario que realiza la labor de informática, de los cuales según Cuevas,  extrajo información, pues no solo les fueron desintaladas varias aplicaciones, sino que le fueron borrados muchos contactos, así como videos y fotografías de archivo.

“Y extrajo toda la información del teléfono. Cualquier situación que se derive de ese abuso (…) es consecuencia de la acción represiva de las autoridades”, expresó Cuevas.

Conductor multado

Otra de las arbitrariedades cometidas por la Policía, según Cuevas, fue que al conductor del vehículo le impusieron una multa de 2,500 córdobas al tiempo que imposibilitan de conducir, bajo el alegato que cometió la infracción de conducir de manera temeraria. A pesar de que el conductor tenía unos 20 minutos de permanecer estacionado en el lugar.

La abogada de la CPDH, Carla Sequeira, condenó lo que calificó como “accionar abusivo de la Policía”, que el 8 de diciembre también retuvo a otro equipo de la CPDH, “sin mediar ningún tipo de razón jurídica”.

Esto le llevó a afirmar que el asedio y la persecución en contra de la CPDH ha aumentado, pero pese a todo indicó “vamos a seguir trabajando en nuestra función de velar por el respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X