Ahora Portada

Orden de Ortega es «una demostración de sultanismo» , dice Azahálea Solís

Como “una demostración de sultanismo” califica Azahálea Solís, el anuncio del régimen de haber ordenado a la Corte Suprema de Justicia, la preparación de una propuesta que lleve a imponer una cadena perpetua, a personas que los jueces declaren culpables por cometer crímenes considerados por ellos de odio.

“Yo lo miro directamente ligado en el sultanismo, abrir la Constitución para acomodar más la Constitución a su medida y para intimidación”, apuntó Solís.

Según dijo la abogada constitucionalista, desde el punto de vista jurídico, este anuncio del régimen es interpretado como  “una bofetada en toda la regla al Estado de Derecho, a la independencia del Poder Judicial, a la separación de poderes (Daniel) Ortega no tiene ninguna facultad para instruirle a la Corte Suprema de Justicia”. Pero además, “demostrar que pueden hacer lo que les de la gana”, pues imponer una cadena perpetua, implica una reforma constitucional porque la Constitución habla que la pena máxima es de 30 años. 

Y es una posible reforma en la que Solís, observa un trasfondo, “que sea para hacer otros cambios que le interesen a Ortega y seguir haciendo del marco jurídico al gusto de él”.

Aunque supuestamente la idea de la cadena perpetua surgió con el asesinato de dos menores y posible violación de una de ellas en una comunidad de Mulukukú, Rosario Murillo dijo que será aplicada para “quienes cometan estos delitos que tipificamos como crímenes de odio, crueles, aberrantes, inhumanos, humillantes y denigrantes que no corresponden con la cultura nicaragüense”.

Solís recordó, que prefieren llamarles crímenes de odio porque “acordate que allí tienen prohibido  hablar de violencia sexual, por las obvias razones que le atañen a él”.

A esto añadió: “Ellos pueden hablar de odio e incluir ahí una serie de cosas como ha sido la interpretación acomodada que han hecho del terrorismo (…) además  en este juego de que ellos le dicen a la confrontación y a la violencia reconciliación, y le dicen paz a los enfrentamientos que ellos hacen, verdad, y al odio que destilan contra la ciudadanía nicaragüense le llaman amor, por supuesto que son cosas que sabemos que ellos pueden decir”.

Respuesta a sentencia de Tribunal de Conciencia

Solís coincide con las voces que afirman que esta fue la respuesta del régimen a los resultados del Tribunal de Conciencia instalado en Costa Rica la semana pasada a instancia de la Fundación Arias, que determinó que el  Estado de Nicaragua cometió delitos de lesa humanidad cuando fuerzas policiales y parapoliciales torturaron y violaron sexualmente a manifestantes detenidos en las protestas en abril de 2018.

La resolución de un Tribunal de Conciencia tiene “un peso inmenso” y que pudo ser recibido por el régimen como un mensaje, dijo Solís, quien mencionó: “Ellos saben, (que) el tribunal de Russel sobre Vietnam fue muy importante en la época de la guerra de Vietnam, como influencia de decisiones políticas”.

Las explicaciones de Solís son en referencia al primer Tribunal de carácter moral, que comenzó juzgando los crímenes perpetrados por Estados Unidos en Vietnam, aplicando el derecho internacional vigente.

Al impacto de la resolución del Tribunal de Conciencia en Costa Rica, Solís considera que se sumó la coincidencia, que una de las integrantes, la reconocida abogada española que trabaja en casos de justicia universal, Almudena Bernabéu, recién había sido notificada de la sentencia en el caso de los seis jesuitas asesinados en 1989 en El Salvador.

“Eso le da una repercusión internacional enorme, porque esta mujer es una jurista internacional de ese nivel y se da la sentencia de los jesuitas, Por otra parte está la doctora (Sonia) Picado, de altísima reputación jurídica», manifestó Solís, tras expresar que «los tribunales de conciencia tienen peso político que contribuyen a la toma de decisión política”.

A esto Solís, le suma como otra consideración a la decisión del régimen que sea una forma de  “fidelizar a sus adeptos, de decirles en las palabras de Tomás Borge (fallecido), que hay que hacer todo lo posible por defender al régimen porque si no les va a pasar eso”. 

Esto traería como consecuencias la radicalización de la represión, estima Solís, quien señala que “esa es una manera de que se pongan feroces y seguramente pensando en una represión en medio del proceso electoral, para evitar una derrota”. 

“Yo diría para la ciudadanía, para toda, incluso para la de ellos, porque yo si veo un trasfondo de fidelización a su gente, dice que se puede negar a hacer represión, acordate que en 2018 significó que asesinaran policías ellos mismos, por una parte y a otros los echaron presos allí están todavía algunos (…) no los han sacado”, recordó Solís

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X