Oficial de la Policía fallecido, había sido enviado de reposo a su casa hace dos semanas

Al igual que ha sucedido con otros casos, el jefe de Seguridad Pública de la sancionada Policía, comisionado general Olivio Hernández Salguera, buscó asistencia médica hace dos semanas cuando empezó a sentir algún tipo de malestar, pero fue enviado de reposo a su casa.

En esa ocasión en el hospital, según una fuente allegada a la familia que prefirió el anonimato, le hicieron la prueba por COVID-19, pero “salió negativo”.

Una situación similar relató el pasado 16 de mayo, Luis Siero, que sucedió con la atención recibida por su padre el piloto Cristóbal Siero, fallecido por sospechas de COVID-19.

En la madrugada de este miércoles la situación de Hernández empeoró, por lo que fue conducido al Hospital Carlos Roberto Huembes, donde “presentó una insuficiencia respiratoria”.

“Lo conectaron con oxígeno. Caminaba y hablaba por sí solo. Respondía bien a la medicación. A eso de las 9:00 p.m lo intuban. Pero de repente hoy (jueves) en la madrugada tuvo un infarto al miocardio. En el diagnóstico pusieron en ‘Neumonía por contagio comunitario'”, relató vía chat escrito la fuente.

No lo volvieron a ver

Desde que el funcionario policial, más conocido como Olivio Salguera, ingresó al hospital, su familia ya no tuvo acceso para verlo.

A esto se suman otras situaciones sospechosas, por ejemplo, solo permitieron que los más cercanos de la familia acompañaran los restos mortales hasta su última morada.

Y “no nos permitieron acercarnos. llegó gente con trajes de protección”. Además que “llegó un equipo del MINSA a fumigar”.

“El Hospital Carlos Roberto Huembes nos negó un evidente Covid desde el inicio”, asegura la fuente quien se hace la pregunta: “Si, supuestamente nunca fue COVID, pero jamás nos dejaron verlo una vez ingresado”.

En la página web de la Policía no aparece ninguna información oficial sobre su muerte. Únicamente el Canal 6 de Televisión, medio de comunicación utilizado por el oficialismo, atribuye el reporte del deceso a la Policía.

“Tras 40 años de militar en las filas de la Policía Nacional, pasó a otro plano de vida el comisionado general Ovidio Hernández Salguera, a causa de un infarto al corazón”, señala el Canal 6.

Comisionado general Olivio Salguera. Fotografía tomada de la Policía Nacional.

Rechaza señalamientos en las redes

La fuente externó alguna inconformidad por ciertas expresiones en las redes sociales en relación al fallecido.

“Te digo esto, no porque tenga ánimos de hablar lo que pasa en mi familia, sino porque mucha gente le llama asesino cuando no lo es. La prueba de ello es que en el 2018 él estaba de jefe de Masaya y cómo no quería hacer todo lo que el primer comisionado (Francisco Díaz) decía mandaron a Avellán”, refirió la fuente.

Tras señalar: “Avellán no fue jefe de Masaya, pero fue el único responsable por las ejecuciones. Si tenes a alguien dentro de la Policía te lo pueden comprobar”.

Y es que el 23 de enero de 2018, Hernández Salguera recibió el traspaso de mando de manos del secretario general de la institución, comisionado general Xavier Dávila. El entonces comisionado mayor Olivio Hernández Salguera llegaba de entregar la delegación de Boaco adonde había estado asignado.

Y aunque una buena parte de su experiencia policial estaba en la Dirección de Seguridad Personal, antes de ser designado como jefe de Seguridad Pública en los últimos años estuvo designado en varias delegaciones departamentales de la Policía.

Y en su momento trascendió en el seno de las filas policiales, que con esto trataban de evitar su salida de la institución, dado que quienes recibían órdenes directas del Carmen buscaban deshacerse de los funcionarios que habían trabajado de cerca con las administraciones anteriores.

Y es así, como en 2013 cuando el Triángulo Minero fue azotado por una serie de hechos delictivos, Hernández fue uno de los jefes policiales trasladados del Pacífico a reforzar Bonanza. Luego fue asignado a la Policía del Rama y posteriormente fue nombrado como segundo jefe del Caribe Sur.

“El tenía planeado renunciar a la Policía, este año”, asegura la fuente quien aclara que el ascenso a comisionado general alcanzado en septiembre de 2018 no fue porque se lo otorgaron por haber participado en la represión, sino porque ya le correspondía pues ya lo habían retrasado cinco años, porque reitera: “él ni siquiera, estuvo dirigiendo Masaya ese año”.

    Leave Your Comment Here