Ahora Portada

Obispos preocupados por situación de médicos y personal médico, ante el COVID-19 en Nicaragua

La situación del país ante el COVID-19 y en particular las condiciones en que los médicos y personal médico enfrentan esta pandemia en Nicaragua, ocupó las homilías y rogativas de varios obispos en las celebraciones religiosas de este domingo.

Desde la iglesia Santa Agatha, en Miami, el Obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, rogó por la humanidad entera «que está asustada, sufriendo, debatiéndose entre la vida y la muerte, entre un presente que no termina de asimilar y un futuro que le llena de temor».

Y sus rogativas fueron elevadas especialmente por los médicos y el personal de salud de Nicaragua en general, que dijo Báez, viven un particular momento de dificultad frente la pandemia.

«Están luchando contra un poder que se esfuerza en propiciar el contagio, que no da información cierta, ni clara, ayúdales Señor al personal médico de Nicaragua especialmente», afirmó Báez.

«Ayúdales a que ayuden a sus hermanos, protégelos del contagio y que su capacidad y su conocimientos sean fecundos para evitar más dolor a este pueblo que tu amas, al pueblo de Nicaragua», insistió Báez.

Preocupa falta de equipos de protección

Por su parte el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, en su homilía desde la Montaña de la Paz en el Cerro Apante, rogó por el cese de esta pandemia, por los enfermos y fallecidos a causa de COVID-19 .

Y particularmente por el personal de salud que combate esta enfermedad. “que no tienen el equipo de protección contra el coronavirus (…) sepan que nos duele a todos los nicaragüenses, nos duele que ustedes tengan que estar allí sin esos equipos básicos de protección”.

Para Álvarez, “la humanidad comparte su destino ante esta pandemia” que la considera es la cruz, ante la cual recuerda: “el virus nos ha recordado que todos somos iguales, ricos y pobres, los que se sienten poderosos en las sillas de sus tronos, muchas veces salpicados esos tronos por la soberbia, por la prepotencia y también el hombre más sencillo, el más anónimo, todos iguales ante la cruz que nos ha significado, implicado este virus, todos de la misma condición humana frágiles de barro quebradizo”.

“Nicaragua es una patria sufriente (…) herida de muerte, un país que está en lucha por un lado queriendo seguir con una normalidad irreflexiva, irresponsable, y por otro lado igual que la humanidad quiere discernir en lo mal que hemos hecho tantas cosas y que necesitamos volver a Dios”, sostuvo Álvarez.

Al final de la misa monseñor Álvarez insistió en su recomendación a la población a quedarse en casa, a “ser más precavidos”, pues dijo toda prevención al contagio del COVID-19, será poco y cuidarse no solo de forma personal sino pensando en los demás.

Hagan a un lado intereses personales

Desde Catedral de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes durante su homilía invitó a la feligresía a mantener la oración y a no perder la calma y a no caer en las noticias falsas.

Al concluir la misa, Brenes llamó a las autoridades del país: «A las de salud, municipales, nuestros gobernantes, nuestros líderes políticos, todos hagan a un lado intereses personales y bajo la mirada del Señor puedan manifestar la unidad como nos decía el Papa las dificultades del momento no se solucionan solas, tenemos necesidad de la unidad de todos».

Al tiempo que instó a diferentes confesiones religiosas a orar siempre con insistencia por el cese de esta pandemia y anunció que este jueves existe una iniciativa ecuménica de ayuno y oración, para rogar al Señor por el fin de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X