Ahora Portada

“Nunca imaginamos el terror de este virus», asegura cardenal Brenes

El cardenal Leopoldo Brenes efectuó una bendición simbólica a la feligresía católica, Fotografía: Antonio Ramírez.

Con rogativas a la paz del mundo en especial de Nicaragua y por los enfermos y fallecidos a lo largo de 2020 a causa de la pandemia de COVID-19, fue celebrada este primero de enero, la Eucaristía en la fiesta de María Madre de Dios y la Jornada Mundial de la Paz.

Este primero de enero, el cardenal Leopoldo Brenes que presidió la Eucaristía, destacó que debido a la pandemia el recién pasado 2020, el mundo enfrentó “situaciones muy duras”, pues dijo, “nunca imaginamos el terror de este virus que nos llevó prácticamente a una situación no esperada” y por lo cual muchos enfrentaron la pérdida de un ser querido, entre los que destacó la pérdida de sacerdotes y obispos a causa de la pandemia.

“Pero lo más doloroso no poder acompañarlos a su sepultura, mirarlos de lejos, muchas veces en la oscuridad de la madrugada ver ingresar por los cementerios los ataúdes y algunas veces sin familiares, este dolor sin duda alguna ha marcado la vida de todos nosotros, la pandemia. Se están haciendo grandes esfuerzos y la iglesia sigue acompañando, la iglesia seguirá acompañando como mensajera de la misericordia del Señor», afirmó Brenes.

El religioso insistió en mantener las medidas de prevención de COVID-19 como el uso de la mascarilla, del alcohol y guardar el distanciamiento.

El cardenal Leopoldo Brenes insistió en el autocuido ante la pandemia de COVID-19. Fotografía Antonio Ramírez.

Brenes refirió, que actualmente «nos enfrentamos a nuevas realidades», como es el hecho que Nicaragua al igual que otros países se preparan para elecciones de autoridades.

“Sin embargo existe toda una incertidumbre, ¿Qué va a pasar? Muchos dicen: ‘tiempo electoral muchas veces trae conflicto’ y el Papa Francisco dice los conflictos son negativos, por eso qué hermoso esa exhortación, ese mensaje que el 4 de octubre ha puesto el Papa en nuestras manos, hermanos todos, hermanos todos, todos somos hijos de Dios”.   

El cardenal Leopoldo Brenes bendijo el nuevo Sagrario con el que reemplazará el anterior que fue quemado durante el atentado a la Capilla de la Sangre de Cristo en julio de 2020. Fotografía: Antonio Ramírez.

Brenes también destacó, que en su mensaje con motivo a la jornada mundial de la paz, el Papa Francisco insistió en una cultura del cuidado, en el que propone descartar toda indiferencia, toda confrontación, toda violencia  lo que  puede hacerse desde el cuidado que tengamos los unos con los otros y con todo lo que nos rodea.

El uso de la mascarilla fue establecido como obligatorio para la participación de la Eucaristía en la Catedral de Managua. Fotografía: Antonio Ramírez.

“Cuidar nuestras relaciones con nuestros vecinos, cuidar nuestras relaciones a nivel de la acción política”, indicó Brenes tras rogar “que la paz sea una realidad para todos nosotros”.

La tradicional celebración religiosa, que cada año era antecedida con una procesión desde el Colegio Cristo Rey y concluía con una masiva celebración religiosa en los predios de Catedral de Managua, debido a la situación sanitaria que persiste en el país por la pandemia de COVID-19, cambió a una cadena de oración durante todo el día en las 115 parroquias de la Arquidiócesis de Managua.

El primero de enero es para los católicos nicaragüenses “un punto de referencia, celebramos a Jesús en el Santísimo Sacramento”, señaló Brenes, quien desde la puerta principal de la Catedral Metropolitana impartió de forma simbólica la bendición para toda la feligresía de la Arquidiócesis de Managua al concluir la Eucaristía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X