Ahora Portada

No politizar la ayuda para los damnificados de Eta y Iota, el llamado desde Cejudhcan

El carnet de militancia del FSLN un requisito en Bilwi para optar a plan techo, ha conocido Cejudhcan. Fotografía: Cortesía.

Un llamado a la comunidad internacional a crear un mecanismo de monitoreo y seguimiento para que la ayuda humanitaria destinada a los damnificados por los huracanes Eta y Iota, en el Caribe Norte, “llegue a las personas necesitadas y no politizar esa ayuda”, hizo la directora del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), Juana Bilbano.

“Estamos en una situación de emergencia que la gente pasa días sin comer, sin techo y no es justo que cantidades de láminas de zinc que mandan, según el informe que pasan en medios nacionales, es mucha cantidad y que la gente aún así lo que necesiten estén sin techo”, dijo Bilbano,

Medios locales en Bilwi, han transmitido protestas de damnificados suscitadas en Bilwi, la última este martes, a través de la cual denuncian que en la anunciada entrega de láminas de zinc como parte del plan techo, han sido priorizados las personas afines del régimen.

Uno de estos casos fue denunciado por habitantes del barrio El Muelle, en Bilwi. Pero que la defensora de derechos humanos aseguró, que no solo allí ha ocurrido esa situación, sino en varios barrios de Bilwi.

“Nosotros estamos recibiendo mucha denuncia de parte de diferentes barrios. El Gobierno Regional no está coordinando con autoridades de las bases tradicionales de cada barrio y cada comunidad sino con CLS (Consejo de Liderazgo Sandinista) y Juventud Sandinista esos coordinadores se coordinan con los secretarios políticos”, explicó Bilbano, quien refirió que no existe mucha información sobre “la metodología de distribución”, empleada en los barrios.   

Comunidades del Caribe Norte siguen anegadas. Fotografía: Cortesía.

“Así es que van a los barrios y los apuntan ellos lo que les conviene ¿Qué pasa? en una casa entran 60 láminas de zinc, en una casa, así que el vecino que no tiene techo y la casa está caída no recibe nada. Entonces esas son las reacciones que uno puede ver, están pidiendo el carnet de afiliación del partido Frente Sandinista, no todo mundo tienen ese afiliación con el Frente Sandinista. Esa gente pasa en el sol y bajo la lluvia días detrás para conseguir una lámina de zinc y no la pueden conseguir”, aseguró la directora de Cejudhcan.

Bilbano considera que la culpa no es del todo de los CLS y JS que realizan la distribución, sino que “a mi me parece es una orientación de arriba de que lo hicieran así la distribución (…) aquí en Bilwi todas las instituciones están viendo lo que está pasando”.

“Está llegando ya a Bilwi la primera caravana de planes techo, enviada des de aquí de Managua por  la Presidencia, la segunda caravana pasó por Rosita hoy y se espera que al final de la tarde pase también el Río Wawa” , aseguró por su parte Rosario Murillo, que hace de vocera del régimen sin mencionar la forma en que han distribuido la ayuda a los damnificados.

Comunidades del Caribe Norte esperan ayuda humanitaria no politizada. Fotografía: Cortesía.,

El retorno obligado

La situación ha empeorado además porque los damnificados que permanecían en escuelas e iglesias que servían de albergues en Bilwi, desde el 23 de noviembre, debieron retornar a sus hogares sin techo o cobijo, por disposición de las autoridades locales que les orientaron que debían regresar.

 En algunos casos, quienes se resistieron, las autoridades se vieron obligadas a proporcionarles alimentos para tres días. Sin embargo, “no tenían plástico, (o)  algo para taparse de la lluvia. Está en el aire, no tiene condición la comunidad, no hay otra opción para ellos de regresar a su comunidad y buscar como sobrevivir”, explicó Bilbano.

Este martes varios líderes de  comunidades impactadas por el ojo de ambos huracanes sostuvieron una reunión con Cejudhcan donde transmitieron la preocupación por la situación enfrentada.
Según dijeron aunque “hay compromiso que les iban a dar plan techo y a ellos no se lo han dado y ya se lo han estado dando a unos barrios de aquí (Bilwi) a pesar que con mucho proceso de politización de las donaciones. Pero si le están dando, pero a ellos en las comunidades no se les están dando”.

Una de las participantes por ejemplo mencionaba que en Bilwi todavía hay algunas casas en pie, y entre vecinos se pueden apoyar, no así en las comunidades, donde incluso deben atender a personas con capacidades diferentes, así como a personas de la tercera edad, sin contar con recursos para ello.

 A esto añaden el problema del agua, en las comunidades de los Litorales Sur, como Haulover, Wawa Bar, Wounta y Laya Siksa temen que el consumo de agua de los pozos que está contaminada provoque algún brote de enfermedades.

Los comunitarios indicaron que trataron de limpiar los pozos pero el agua aún sale con mal olor, la que aún así ingieren, otros en su lugar consumen agua salada de mar o del río,  

Comunidades del Wangki en abandono

En caso de las comunidades de Wangki Maya unas seis mil personas, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, que desde hace un mes siguen en albergues establecidos en las comunidades de Koon, Wasla, Trusku Sirpe y Saupuka, a los que Bilbvano visitó hace tres días, y escuchó testimonios de los comunitarios que aseguran que están cansados, por lo que desean regresar, pero aún se han visto impedido de hacerlo por las inundaciones.

Bilbano recordó, que históricamente esas comunidades han sufrido extrema pobreza y exclusión. Y en la actualidad la situación empeora pues debido a la emergencia dejaron sus viviendas sin mayor pertenencia que la ropa que llevaban puesta, que a causa de las inundaciones probablemente perdieron lo poco que tenían en sus higares. Y aunque la iglesia católica les ha llevado comida en su momento, la prolongada estadía en los albergues les hace necesitar de más ayuda. Por ejemplo urgen de ropa y jabón.

El agua ha contaminado los pozos en el caribe Norte. Fotografía: Cortesía.

“Nosotros observamos que el Gobierno Municipal no tiene capacidad de garantizar todo lo necesario. Los niños están durmiendo en el suelo, sin ropa”, explicó la defensora de derechos humanos, tras exponer que la situación es aún más compleja, pues organizaciones afines al régimen impiden que les puedan apoyar organizaciones de la sociedad civil.

 Cejudhcan contabiliza la muerte de tres personas en los albergues por diferentes enfermedades y teme que haya más muertes, en este caso de mujeres embarazadas, que “en proceso de parto están perdiendo bebé”. Pero que Cejudhcan no ha podido  conseguir los datos “porque mantienen en secreto”. Y tampoco tienen acceso a medicamentos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X