Ninguna explicación sobre los llamados «entierros express»en Nicaragua

Mientras extraoficialmente trascienden nuevos casos sospechosos de contagios en el país, igual crece el número de personas sepultadas mediante lo que la población ha empezado a calificar como “entierros express”, que muchas veces ocurren en horas de la noche. Hasta ahora no hay una información oficial al respecto.

Y es común observar que quienes trasladan los ataúdes en los vehículos van cubiertos con trajes que anteriormente únicamente utilizaban los forenses del Instituto de Medicina Legal.

Por ejemplo, de forma extraoficial se conoció que  a eso de las 4:10 p.m, de este domingo 10 de mayo, al menos fueron realizados cuatro entierros  en uno cementerio privado de Managua, donde fuentes extraoficiales afirman que en este caso los ataúdes fueron trasladados por personal de una funeraria privada.

En ese momento, los vigilantes del lugar comunicaron a los visitantes que permanecían en el cementerio que ingresaran a sus vehículos o salieran del cementerio pues los cadáveres que llegaban era de personas fallecidas a causa del coronavirus.

Un situación similar ocurrió el domingo en el cementerio de Nindirí, donde a eso de las 9:00 p.m,  una persona fallecida en el hospital Humberto Alvarado, de Masaya  fue enterrada de forma inmediata.

Al menos tres casos similares sucedieron en Chinandega el mismo domingo.

Más casos respiratorios

Igualmente a cada momento surgen nuevos casos de personas con supuestos padecimientos respiratorios.

Uno de los casos conocidos de forma extraoficial fue el del piloto Cristóbal Siero Huembes, quien fue ingresado en el Hospital Militar, con síntomas del COVID-19, pero según allegados, los médicos aseguraron que padece de neumonía bilateral severa que ha producido una infección en los pulmones.

Hasta donde se conoce Siero primero acudió a visita médica y los médicos de ese centro lo trataron con jarabes para la tos, pero luego empeoró y debió recurrir nuevamente a ese centro asistencial donde fue internado y ahora recibe asistencia con ventilación no invasiva.

Necesidad de aplicar pruebas

En el libro COVID-19, el caso de Nicaragua, de la Academia de Ciencias de Nicaragua el doctor en Biología Molecular y Bioquímica, Jorge A. Huete Pérez, al referirse a la peligrosa fase de transmisión comunitaria del COVID–19 sin planes de mitigación, menciona la falta de datos públicos creíbles en el país que permitan comprender el grado de avance de la pandemia.

No obstante, considera el experto que «con diez mil pruebas semanales, en cuestión de dos o tres semanas se podría conocer con rigor la verdadera dimensión del COVID–19 en el país».

«El empleo de los kits de diagnóstico para un muestreo masivo le podría dar significancia estadística a los datos del país, convirtiéndose en una herramienta poderosa por múltiples razones», refiere Huete que estima que al aumentar el número de pruebas, se determinaría mejor las tasas de contagio y de mortalidad.

A su vez, dice el experto, «las pruebas serían fundamentales para impulsar una estrategia agresiva de detección de los casos que han pasado desapercibidos en los aeropuertos o en cualquier otra parte».

También permitiría al Ministerio de Salud identificar los principales focos de contagio del COVID–19 y con nuevos datos podrían establecer comparaciones con otros países, a fin de considerar opciones exitosas y también las pruebas de diagnóstico brindarían «información crucial para la toma de decisiones sobre nuevas medidas que permitirían mitigar el impacto social y económico del COVID–19 en Nicaragua», expone Huete.

Representante de régimen insiste en sanciones

Sin embargo, en la primera sesión virtual del Foro Semanal sobre los desafíos que enfrenta el Derecho Interamericano en tiempos de la pandemia por COVID-19, el embajador Luis Alvarado, utilizó su intervención para insistir en la demanda que cesen las sanciones contra Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Resulta inadmisible que en estos tiempos de pandemia se sigan manteniendo las agresiones incorrectamente llamadas sanciones, los bloqueos económicos y financieros, las prácticas proteccionistas y las afectaciones a los derechos humanos en contra de los pueblos y naciones del mundo por parte de las grandes potencias», aseguró Alvarado

    Leave Your Comment Here