Informe sobre incendio  en Catedral con pobre sustento científico

Fotografía: Manuel Esquivel


El informe conclusivo de la Policía sancionada y de la Dirección General de Bomberos (DGB),  no solo es “confuso y mediocre”, según análisis que realiza un grupo de bomberos, sino que no tiene la justificación técnica que demuestre cómo el contenido en alcohol pudo hacer tanto daño en la capilla de la Sangre de Cristo, de la Catedral de Managua.

En parte del informe que presentó la Policía con presencia de la DGB ante periodistas del oficialismo,  habla de  “vapores derivados del alcohol altamente volátiles e inflamables, concentrados en el interior de la cúpula de la Sangre de Cristo, por el uso del atomizador para desinfectar manos de decenas de feligreses, con alcohol de 96 % de pureza altamente volátil e inflamable”, causaron el incendio en el que no hubo mano criminal.

El Arzobispo de Managua, cardenal  Leopoldo Brenes sostuvo desde el mismo viernes que fue un acto terrorista incendiario.

Y este martes en declaraciones al Canal 10, dijo “mantenemos nuestra postura de que esto tuvo allí una acción de mano criminal. Lo que dijimos el viernes lo seguimos manteniendo hasta este momento”.

En el informe conclusivo  no hubo preocupación de parte de la Policía o de la DGB por estimar la capacidad de alcohol que puede alcanzar en al atomizador y la cantidad necesaria para causar los estragos como el sucedido hasta calcinar la imagen de la Sangre de Cristo, el Sagrario y la infraestructura de la capilla.

Faltó explicación técnica

El exteniente del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Managua, Jorge Berríos,  señaló, que para que el alcohol lograra una combustión con ese alcance de daños debió haber en el lugar por lo menos cinco galones de alcohol, con la pureza del 96 % que menciona el informe oficial.

No obstante, un envase similar al encontrado en el lugar del siniestro a lo sumo puede tener una capacidad de 8.5 onzas de alcohol. Pero además, se desconoce si estaba con toda la capacidad.  

Se estima que un atomizador como el encontrado en el sitio tiene capacidad de 8.5 onzas de alcohol, considerado por bomberos insuficiente para causar un incendio como el registrado en la capilla de la Sangre de Cristo.

Además indica Berríos, que intentan decir en el informe que el alcohol del  atomizador salió en pureza total y agarró la flama y luego se  desencadenó el fuego.

“Allí se contradice porque es un atomizador, quiere decir que el volumen que sale todavía es en micropartículas”,   apuntó Berríos quien explicó que el envase tiene su accionador que expulsa las partículas del alcohol las que a su vez se disuelven en micropartículas.

El atomizador entre las evidencias presentadas en el informe oficial.

En la misa del domingo, en la parroquia Santo Cristo de Esquipulas, el padre Héctor Treminio quien fue rector de la Catedral, preguntó «¿Cómo es que se quemó en tan poco tiempo? Yo puedo darle la vuelta a una vela allí y no va a llegar ni a los pies de la Sangre de Cristo, porque la base es hierro, la cruz está insertada en una base de hierro».

«Calcinar un Sagrario ¿Un atomizador lo va hacer? Ese atomizador ahora es caja negra que no se quema como la caja negra de un avión? Se quemó todo, se derritió el Sagrario que es de bronce, se calcinó toda la cúpula donde está metida la Sangre de Cristo que es aluminio y el atomizador no se quema», sostuvo el domingo el sacerdote Treminio.

Un grupo de bomberos voluntarios que  realizó un análisis desde su página de Facebook, en la que se identifican como Legionarios de fuego, refieren que  el conclusivo efectuado  por la Policía y los Bomberos mencionan lo relacionado al hallazgo del atomizador plástico.

“Técnicamente la Policía aclara que el atomizador es volátil, de fácil combustión por su material plástico y por su contenido. Pero lo muestran oficialmente intacto”, indican los bomberos.

Sobre la posibilidad de que el alcohol haya hecho la combustión, dijo Berríos que es más volátil la gasolina, por lo que él se inclina a pensar que el detonador del siniestro fuese un lanza llamas, que ”puede ser una bomba molotov, que es lo más artesanal y lo más práctico que podés movilizar”.

Y para ese tipo de fuego, estimó que pudieron haber utilizado al menos dos botellas de vidrio de molotov con por lo menos tres litros de combustible,  “eso sí,al caer como va encendido el mechón eso cae en el piso, eso disuelve el combustible y comienza a tomar fuego y es el suficiente punto de ignición para que se desarrolle esta conflagración”.

No obstante, en el informe oficial descartan que el incendio se haya originado por explosión pues no encontraron artefacto explosivo, industrial o artesanal ni fragmentos de vidrio metal o papel.

Es más Berríos señaló que hubo algunos incendios en el Mercado Oriental como ocurrió con la quema de 373 tramos en diciembre de 2017, donde los mismos comerciantes afectados dijeron que habían encontrado envases con gas. Casos como esos nunca fueron esclarecidos y solo fue detenido un vigilante.

Informe muy pobre

 “Este gremio de Bomberos notamos, inventos y un informe parcial y pobre en sustento científico en las diligencias de investigación”, refiere por su parte el grupo de bomberos sobre el incendio en la Catedral de Managua.

Entre otras consideraciones técnicas que hace  están que: “Los incidentes originados por combustión nunca pueden ser procesados o experimentados horas después o tratados como si fuese un accidente de tránsito. Por ende la reinspección perdió todo su valor técnico y objetivo”.

Al tiempo que señalan como explicación no muy clara técnicamente que mencionen en el informe que no se detectó acelerante tipo hidrocarburo “y tampoco afirma acelerante de tipo disolvente alcohol isopropilico”.

Por tanto concluyen los bomberos en su escrito, que lo más interesante en este informe oficial que la Policía Nacional y DGB, “ no evidencian el método de análisis de trazas de sustancias de combustible por cromatografía de gases acopladas a espectrometría de masas realizadas al alcohol o al atomizador”.

El método de análisis de trazas es el estudio científico que se le hace a los gases, similar a un examen de sangre,por ejemplo, para determinar si hay plomo.

Y la cromatografía de gases es la técnica más utilizada para determinar la pureza. Berríos explica que la Policía cuenta con equipos técnico científico  en el Instituto de Criminalística que en el pasado les donó España con lo cual bien puede  determinarlo, pero el informe no demuestra esa parte científico, refiere Berríos.

¿Sacan fotos de archivo?

A los señalamientos técnicos efectuado por el grupo de bomberos,  hay otro punto que se puede destacar en el informe presentado por la Policía y es una fotografía de la capilla y la cúpula de la imagen de la Sangre de Cristo, donde aparece una vela sobre un candelabro.  

Cómo es que la Policía tenía la fotografía para corroborar su teoría.

Extrañamente en un video realizado en fecha no precisada pero anterior al incendio que calcinó la imagen, y enviado por el comisionado de la Policía Julio Sánchez, al periodista Miguel Mendoza para justificar los motivos de un selfie que se hizo en el lugar del siniestro, y con el cual quiso demostrar que desde hace 30 años es devoto de la Sangre de Cristo, no aparece una vela encendida.

Es de recordar que cuando la catedral fue construida no contaba con un sitio para que los devotos quemaran velas, sea por petición o por agradecimiento por algún favor, y puede ser que allì haya quedado esa especie de candelabro fijo.

No obstante, cualquier feligrés que frecuenta la catedral sabe que desde hace muchos años fue construido un sitio específico para la quema de las velas, como lo confirmó el cardenal Leopoldo Brenes que lo hicieron para preservar las imágenes, en especial las más antiguas como la imagen de la Sangre de Cristo con 382 años de permanecer en Nicaragua.

Por tanto, llama la atención que justamente la Policía saque fotografías de su archivo para demostrar su teoría de la vela y el atomizador y que un comisionado de esa institución saque un video anterior en ese mismo lugar.

    Leave Your Comment Here