País Portada

Informe del Comando Sur ante comité del Senado traerá consecuencias al régimen, dicen especialistas

El informe del Comando Sur ante el Comité de Servicios Armados del Senado en el que ubica a Nicaragua en una lista de países considerados como amenaza directa que ponen en riesgo la seguridad de Estados Unidos, es grave y tendrá consecuencias para el régimen Ortega Murillo, aseguran especialistas en el terma.

Para el doctor José Pallais, especialista en temas de seguridad,  el informe del Comando Sur, tiene un peso relevante y fuerte  en las decisiones políticas que adoptarán autoridades de Estados Unidos tanto del ejecutivo como del legislativo, en cuanto a sus relaciones con otros países, en este caso Nicaragua.

Con él coincide el mayor en retiro Roberto Samcam, quien estimó, que “esto da puerta abierta para sanciones, puerta abierta para poner el ojo encima sobre (Daniel) Ortega, más presiones internacionales, va haber un mayor control sobre todo de las finanzas, de toda su plata Estados Unidos”.

“Tiene un significado muy grave ,porque el principal socio comercial de Nicaragua, que la principal potencia hemisférica con una gran influencia en la región esté considerando al gobierno de Ortega como una amenaza, es gravísimo, preocupante, debe preocupar al Ejército de Nicaragua y sin duda va afectar o está afectando la cooperación que ha habido entre ambos ejércitos”, dijo Pallais.

Samcam por su parte, resaltó la gravedad del informe por el hecho que haya sido planteado ante ese Comité del Senado como la  amenaza seria que representa Nicaragua para los intereses y la seguridad de esa nación, por su  relación existente con países como Venezuela y Cuba. Y que son señalados directamente como lo que les llaman actores estatales malignos. A su vez, porque hacen una relación entre estos y los actores estatales externos considerados como una amenaza seria, la República Popular China, Rusia e Irán.

Debería ser motivo de alerta

“Es para poner en alerta no solo al gobierno sino al Ejército y a la Policía, que ya está sancionada como institución”, dijo Samcam, quien recordó que Nicaragua al igual que los otros dos  países mantienen  mucho coqueteo con Iraníes, Rusia, con un centro de espionaje regional, en caso China aunque mantiene relación con Taiwán hay coqueteo.

“Esa lista te va a provocar todo tipo de problemas, sanciones, menos ayuda, bloqueo por todos lados (…) van a investigar paraísos fiscales, testaferros. Las fuentes de riqueza que de repente salieron de un día para otro”, apuntó Samcam.

Para Pallais,  el informe del Comando Sur es una evaluación interna y es un  llamado a la atención a definir prioridades por parte del gobierno de Estados Unidos, “lo transmitieron tan crudo y tan real como los análisis que ha hecho al Comando Sur, para alertar a sus autoridades”.

Y es que señaló Pallais, el régimen de Ortega, “ha tomado sus decisiones, el que siembra cosecha. El régimen ha tomado una posición política y ha conducido su política exterior en la línea de jugar a los intereses de otras potencias no a favor del aliado tradicional de Nicaragua, que es Estados Unidos, ha buscado como plegarse a otros intereses, la potencia regional reacciona porque hay una ruptura de un entendimiento, de una cooperación”.

En esto Samcam, explicó el hecho que por primera vez el Comando Sur menciona a Nicaragua pese a la cooperación que ha mantenido con el Ejército de Nicaragua, según este, tiene como antecedente la expulsión en 2013 de los funcionarios de la DEA y asesores militares estadounidenses entre los que sostiene,  habían instructores del Comando de Operaciones Especiales del Comando Sur.

Y aunque Samcam es del criterio que en esa ocasión el Comando Sur trató de de recomponer la situación al establecer una relación bastante directa con el Ejército de Nicaragua, la misma fue muy tensa  y la mantuvo por el interés de Estados Unidos de sostener la lucha contra el narcotráfico.

En su explicación; Samcam refirió que en esa misión, Estados Unidos  necesita de la colaboración de todos los Ejércitos independiente del signo político, y así es como han mantenido una relación frágil pero conveniente con el Ejército, dado que Centroamérica y Nicaragua en particular es ruta de paso del narcotráfico, aunque el régimen alegue  la existencia del Muro de Contención.

El mayor en retiro estimó que la relación entre el Comando Sur y el Ejército de Nicaragua se fracturó en abril de 2018,  ante los señalamientos de la participación del Ejército con paramilitares, «lo cual no puede obviarlo el Ejército estadounidense», que según este no pudo hacer mucho cuando fue sancionado en mayo del 2020, el jefe del Ejército Julio César Avilés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X