Haydee Castillo: “No podemos ir a un proceso electoral con un Ak en la espalda”

“Sentimos que la oposición ha carecido de una estrategia de lucha correcta (…) creo que ha habido muchísima ingenuidad, por llamarla de alguna manera, si no es otra cosa, en creer que un régimen de este nivel de criminalidad va a entregar el poder de una manera simple a través de un proceso electoral”, aseguró la mañana de este miércoles, Haydee Castillo, de Nicaragüenses en el Mundo.

En declaraciones al Canal 10 de televisión Castillo recordó,  que han promovido el diálogo con organizaciones como la Unidad Nacional Azul y Blanco y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y diferentes actores de la Coalición Nacional a quienes han planteado la necesidad de implementar “una estrategia más concertada” de acciones a ejecutar adentro y afuera de Nicaragua.

“Que no podemos ir a un proceso electoral con un Ak en la espalda”, sostuvo Castillo, quien también mencionó un conversatorio sostenido recientemente entre los diferentes  liderazgos existentes tanto adentro como fuera del país, durante el cual acordaron “abrirnos a una gran concertación por el país, pedir a los liderazgos nacionales que este es momento de la verdad y justicia, que la agenda electoral no puede sustituir la agenda de los derechos humanos, porque si hay algo que caracteriza la rebelión de abril es la reacción del pueblo ante tantas violaciones a los derechos humanos”.

“Y que todo esto pasa por dos cosas: 1-que dejemos de deslegitimarnos, que dejemos de competir, que dejemos los egos, para pasar a una concertación y poner a Nicaragua, al pueblo, al más desposeído en primer lugar. 2-No podemos ir con ese pragmatismo resignado a un proceso electoral a más de lo mismo”, sostuvo Castillo.

Tras manifestar que durante este conversatorio coincidieron en que “la rebelión de abril no se nos puede ir en aguas”, sino que  esta es la oportunidad que tienen Nicaragua de “una patria para la ciudadanía y no al servicio de  cúpulas económicas y políticos”.

Llamado a la unidad

Este miércoles la Coalición Nacional a través de un comunicado hizo un llamado a la unidad. “Sin posibilidad de elecciones libres, transparentes, competitivas y justas, bajo estándares democráticos, corresponde dejar de lado diferencias por ambiciones personales o de grupos, o pretensiones de hegemonizar la oposición. Los liderazgos deben probarse al lado del pueblo con el ejemplo y la disposición al sacrificio”.

Y destaca que la Coalición Nacional ha denunciado nacional e internacionalmente la ilegitimidad de origen y de ejercicio del  régimen, que “se evidencia con el incumplimiento de los elementos esenciales de la democracia representativa incluidos en la Carta Democrática Interamericana”.

“El régimen pretende cerrar todo espacio democrático a la ciudadanía y desde ya, establece al descaro las bases para el fraude institucional de cara a las elecciones nacionales programadas para noviembre de 2021. Comete fraude al perseguir y acusar a los ciudadanos como agentes extranjeros, al implementar la ley del bozal, amenazar con cadena perpetua a los que piensen diferente y ahora se arroga el derecho a decidir la inhibición de los derechos políticos de la mayoría de los nicaragüenses”, expresa la Coalición Nacional.

Tras referir: “Por más leyes que (Daniel) Ortega, en su desesperación y consciente de su debilidad promulgue, nuestra lucha no se detendrá y continuaremos cívica e incesantemente trabajando unidos para lograr la restauración de la democracia en Nicaragua”.

El asesor económico del régimen, Bayardo Arce, en declaraciones al periodista Jimmy Romero, de Vos Tv, habló de reformas electorales antes de mayo, «no porque lo diga la OEA, sino porque son los plazos normales de un proceso electoral».

«Claro que sí (habrá reformas electorales), ya también se ha abordado eso. El Presidente ya dijo que viene la discusión de las reformas electorales con las fuerzas políticas» dijo Arce, al tiempo que defendió la recién aprobada Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, que inhibe a opositores que aspiran a candidaturas electorales.