“Fue un acto terrorista incendiario”, asegura cardenal Brenes

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes afirmó que en la Catedral de Managua lo que hubo esta mañana fue “un acto terrorista incendiario”, que a su vez fue planificado y no obedece a ningún incendio por veladoras encendidas.

“Quiero dejar muy claro porque puede haber una especulación de decir que fue producto de una vela o producto de una veladora, quiero decir que no había veladora allí”, sostuvo Brenes tras  recordar que desde que él fue obispo auxiliar recomendó que junto a la imagen de la Sangre de Cristo no pueden haber velas.

Igualmente, refirió que mientras él fue párroco de la Iglesia Pío X, donde permaneció la consagrada imagen de la Sangre de Cristo, insistió en que “no podemos tener velas alrededor de esta imagen”, esto de acuerdo  a recomendaciones técnicas que les dieron “que las imágenes antiguas con más de 50 años no se les puede poner velas alrededor “ para evitar su deterioro.

Y mencionó como ejemplo, que en Basílica de Guadalupe, en México, la imagen de la Virgen no tiene velas cerca, sino que están como a 50 metros. Igual construyeron en Catedral de Managua un apartado distinto a la capilla de la Sangre de Cristo.

“Dentro de la Capilla allí no hay ninguna vela, tampoco tenemos cortinas”, aclaró Brenes quien desde antes que la Policía de su informe sobre los resultados de su investigación se adelantó a advertir que fue un incendio de forma accidental.

De esa manera el cardenal Brenes respondió a las aseveraciones de Rosario Murillo que en su alocución del medio día aseguró: “Lamentablemente se dio ese incendio, se combustionó, se quemó la estructura de aluminio, las cortinas de tela y las flores que la adornaban. Existencia de veladoras encendidas en el entorno de la Sangre de Cristo se comprobó. Son las veladoras que encienden los feligreses que buscamos siempre como pagar promesas a nuestros Santos”.

La versión que ha ofrecido por la iglesia fue que una persona no identificada arrojó en la capilla de la Sangre de Cristo un objeto explosivo que provocó el fuego.

La Policía efectuó una investigación tras el atentado en la Catedral de Managua. Fotografía cortesía.

Sobre los daños ocasionados en la imagen de la Sangre de Cristo con más de 300 años de haber llegado a Nicaragua, que fue calcinada por las llamas causada por el estallido de una bomba  dijo “esto para nosotros es doloroso (…) para nosotros esta imagen significa mucho” igual que para el pueblo católico.

Al tiempo que recordó que en los últimos meses se han registrado una serie de hechos de profanación y sacrilegio contra templos católicos  que dijo  observa  “una serie de detalles que nos preocupan”.  

Tras referir  “no queremos acusar a nadie solamente denunciar el hecho”. Y recordó que “La iglesia siempre ve pasar el entierro de sus perseguidores”.

    Leave Your Comment Here