Familiares de presas políticas en huelga de hambre advierten el peligro por su salud frágil


Igualdad de condiciones e igualdad procesal así como un mínimo de atención de salud, demandan las madres de presas políticas que llevan ocho días en huelga de hambre, en el interior de la cárcel La Esperanza del Sistema Penitenciario Nacional (SPN).

Desde la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), las madres y familiares de ocho presas políticas en huelga de hambre denunciaron que carecen de información sobre el estado de salud de estas.

La abogada Mariela Serrato, madre de María Adilia Serrato, explicó que todavía el martes en el penal les recibieron la paquetería con alimentos para sus hijas.

Y las funcionarias no informaron que estaban en huelga de hambre y fue por un comunicado manuscrito que las presas políticas enviaron a los medios de comunicación, que han conocido de esta situación.

A Serrato le llama la atención que esta vez no les entregaron copia del paquete recibido por sus familiares.

A unas madres les alegaron las funcionarias que no tenían papel carbón para hacerlo y a ella le prometieron entregársela el próximo martes.

Serrato demandó, que la Cruz Roja Internacional se haga presente a esa cárcel y conozca las condiciones en que se encuentran sus hijas.

Las familiares de las presas políticas rechazan la forma arbitraria en que el Ministerio de Gobernación sacó a más de cien presos políticos y demandan libertad sin condiciones para todos, pues “ellos son inocentes” .

Tras recordar que ellos lucharon por el país “con banderas y fueron asesinados, nosotros también pedimos justicia por los asesinados”.

El gobierno nos está provocando

“La situación ha llegado al límite, el gobierno nos está poniendo contra la pared y nos está provocando”,


sostuvo por su parte Tamara Zamora, madre de Amaya Coppens.

Zamora responsabilizó a las carceleras y funcionarios del SPN, de lo que pueda suceder a su hija y advirtió: “acuérdense que esto no va a durar cien años y la justicia tiene que venir para todos”.

Responsabilidad es del Estado

Gloria Ordóñez, madre de Nely Marili Roque, recordó que es responsabilidad del Estado de Nicaragua garantizar la salud e integridad de sus familiares presas políticas.

Ordóñez advirtió del peligro de una huelga de hambre para sus familiares, por las condiciones de salud “muy frágiles” .

Mencionó que Roque sufre de gastritis crónica y pasó durante dos días con vómitos, “y fueron incapaces de llevarla al medico” y han sido sus compañeras de celda María Adilia Serrato y Amaya Coppens, quien le han atendido.

O en el caso de Coppens, que por intervención del gobierno de Bélgica le hicieron exámenes, porque a su edad de 24 años sufre de hipertensión causado por las torturas sicológicas y amenazas constantes. Los exámenes están en manos del judicial.


    Leave Your Comment Here