“Es tiempo de prevenirse, es tiempo de rezar”, el consejo del doctor Álvaro Ramírez ante el peligro del COVID-19

Un panorama sombrío y hasta cierto punto aterrador proyectó para los próximos días el epidemiólogo nicaragüense radicado en Irlanda Álvaro Ramírez, por el impacto que pueda tener el contagio del COVID-19 en Nicaragua, como resultado de la diseminación del virus en actividades masivas en semanas recientes.

“En diez días aproximadamente la tasa de mortalidad va a empezar a subir y vamos a empezar a ver más muertos ya sea de los hospitales, de casa o en las afueras en las calles”, aseguró Ramírez quien considera que las muertes van a verse más la próxima semana, por lo que dijo “necesitamos estar preparados”.

“Esto ya empezó es asunto de días para que nosotros veamos lo potencialmente peligroso o lo realmente peligroso de este virus y el daño que puede causar”, manifestó Ramírez.

El especialista quien insistió en su llamado a la población a permanecer en casa, adoptar en serio las medidas de prevención como el lavado de manos y uso de mascarillas, evitar aglomeraciones y proteger a la población más susceptibles así como a los trabajadores de la salud.

“Es tiempo de prevenirse, es tiempo de rezar, si eres creyente confesate, para que te agarre confesado pero hay que prepararse, ahora si el incremento exponencial del coronavirus ya empezó y eso nadie lo para”, sostuvo Ramírez.

“Mi corazón está en Nicaragua estoy muy preocupado por la situación que está pasando, lo que se nos viene va a ser difícil, no lo hemos visto nunca en Nicaragua (…) lo venimos avisando desde hace un mes (…) el impacto en Europa.  Es asunto de días para que veamos lo realmente peligroso de este virus”, reiteró Ramírez.

La situación se podría empeorar con la entrada del invierno por la propagación de las moscas, hay más contaminación y se presentan otras enfermedades como la malaria y leptospirosis; por lo que estima será una situación que va a significar mayor riesgo pues el coronavirus se asocia a todas.

Proyecciones son alarmantes

De acuerdo a las proyecciones que hace Ramírez, la curva será más alta en mayo y los brotes empezarán a surgir.

“A lo mejor vamos a tener una tasa de infestación alta de uno 60% a 70 % que podría significar unos cinco millones de personas infestadas, unos 121 mil casos severos que requerirán de atención médica inmediata y ya veremos si el sistema de salud tiene capacidad para responder a eso, unos 32 mil casos van a requerir cuidados intensivos y desafortunadamente unos 24 mil muertos”, explicó el especialista.

El médico considera que el COVID-19 provocará mucho desastre en el país, y va a rememorar entre la población etapas trágicas como las experimentadas en la época de la guerra, durante los años ochenta con el Servicio Militar.

Y apuntó que ya empezaron a verse las “cajas selladas”, por ejemplo, en referencia a un caso denunciado este domingo en el que los familiares aseguran que aunque no les confirmaron que falleció por COVID -19, les ordenaron enterrar a su familiar ese mismo día y el ataúd estaba sellado.

Período de silencio del COVID-19 está por finalizar

Actualmente Nicaragua está al inicio de la curva exponencial, afirmó Ramírez, quien señaló que Nicaragua registró los primeros casos a eso del 18 de marzo, desde entonces estuvo silencioso, diseminándose en las actividades masivas promovidas durante el verano.

“Necesitamos estar preparados”, advirtió Ramírez quien manifestó que pronto habrá brotes en todo el territorio nacional. Y no descartó que si no se reportan los casos probablemente solo veremos las muertes sin confirmar que se trata de COVID-19.

“Estamos llegando a la subida violenta, hay transmisión comunitaria, se pueden ver por todos lados que no tienen contactos con internacionales”, dijo Ramírez quien recordó que las fronteras están cerradas “¿y de dónde están viniendo estos casos? Son todos de transmisión comunitaria”. Al tiempo que dijo que en la literatura internacional no se había escuchado el diagnóstico de indeterminado, como ya se empieza a utilizar en el país.

Insistió en que el verdadero peligro está en la aglomeración y en no seguir las medidas higiénicas, por lo que insistió a la población a seguir el consejo de quedarse en casa y adoptar las medidas higiénicas necesarias.

    Leave Your Comment Here