El consumo de queso, un producto de lujo para los nicaragüenses

El queso y otros derivados de la leche experimentan alzas. Fotografía: Voces En Libertad.

Con el inicio del mes de enero los consumidores han empezado a resentir el aumento en el precio de la libra de queso y otros derivados de la leche, lo cual incide en el costo de la canasta básica y golpea sus bolsillos dado que en su mayoría los salarios permanecen estancados. La alarma crece porque el alza ocurre cuando apenas inicia la época de verano.

Los lácteos y sus derivados, en especial el queso, son productos esenciales en el consumo de las familias nicaragüenses, los cuales en la primera quincena de enero han experimentado alzas considerables, por lo que para muchos se ha convertido en un lujo llevar un trozo de queso al plato de comida.    

“La última vez compré queso a 100 córdobas la libra, ahora cuesta 120 y esto significa un incremento que golpea nuestro bolsillo, antes compraba una libra, ahora llevaré media (libra) porque no ajusta el bolsillo para llevar otra cosa como la carne y el huevo que está casi al mismo costo del queso”, especificó Julia Roja, quien este martes compraba en  el  Mercado Central, de la ciudad de León.

“Hay que medirse un poco porque no ajustamos para otra cosa, estamos trabajando solo para comprar la comida. Cada dos días llevo una libra de queso para 3 personas y ahí nos acomodamos los tres tiempos. Por ahí dicen que el incremento del queso se debe por las alzas del combustible, el transporte, otros por el bajo rendimiento de la leche con la entrada del verano”, manifestó el obrero Marcos Jaez.  

Incremento entre el 10 y 30 por ciento 

Por ejemplo en occidente, los comerciantes de productos lácteos  pagan a los intermediarios entre los 9,200 hasta 10,000 córdobas, el quintal de queso, al que le están dando valor agregado invirtiendo en sello de control de calidad, transporte, local, pago de trabajadores y en la innovación en proceso de horneado y sabor al queso de exportación. 

En el mercado Central de la ciudad de León, comerciantes ofrecen variedad de queso provenientes de los municipios de Chontales y El Sauce. Según el sondeo realizado, el queso morolique blanco se cotiza a 120 córdobas la libra, el ahumado a 100 córdobas, mantequilla 80 córdobas, de freír 70 córdobas, borona 75 córdobas, queso crema 70 córdobas y la cuajada a 70 córdobas, todos alcanzaron un incremento del 10 por ciento a principio de semana. 

La libra de cuajada actualmente es la más accesible para la población con un precio en algunos mercados de 70 córdobas. Fotografía: Voces En Libertad.

En cuanto al queso asado de exportación, que cuenta con certificación y control de calidad antes tenía un precio de 100 córdobas la libra ahora se cotiza hasta 130, lo que muestra un incremento equivalente al 30 por ciento. 

La comerciante Xiomara López, cree que el precio de los productos varía porque algunos productores no quieren pagar la mano de obra y otros gastos extra para el procesamiento de la leche, por lo que prefieren venderla a los acopios y estos a las empresas quienes ofrecen pagar bien y a precio de dólar. 

“Nunca en nuestra vida había subido tanto el precio del queso como ahora. Ha sido un golpe para todos, tanto para el consumidor como para los vendedores porque tenemos que invertir una gran cantidad de dinero para traer el producto al mercado. Por lo general el intermediario es el que más ganancias obtiene y los afectados somos los consumidores porque para poder vender el producto tenemos que pagar lo que ellos nos piden. No queda de otra que venderle al consumidor a un precio justo y así garantizamos conservar al cliente y sacar lo que se pueda para poder pagar y comprar. Pero no en las mismas cantidades como antes”, aseguró la minorista.   

Hasta ahora no ha habido una explicación oficial sobre el alza en la libra de queso. Fotografía: Voces En Libertad.

“Todo tiempo ha habido altas y bajas, pero como ésta, jamás”, expresó Cecilia Zapata vendedora en el Mercado Municipal.

 Tras referir: “Ahora mismo estamos invirtiendo más pero obtenemos las mismas ganancias, cuando sabemos que en Nicaragua somos grandes productores de leche y queso y al país entran camiones hondureños, salvadoreños que se llevan el producto a buen precio porque tienen sus plantas procesadoras y entendemos eso por el libre comercio, pero nos están dejando sin oferta al comercio local y eso te lo dice el poco ingreso de camiones al Mercado Iván Montenegro”.

Zapata recordó, que siempre han esperado las alzas en tiempo de verano y la Cuaresma. Pero este año el incremento llegó mucho antes y más caro con la tendencia que siga subiendo de la noche a la mañana.  

Jerson Crispín, se mueve en este mercado como mayorista desde hace 10 años, asegura que las alzas se deben a las exigencias, demanda y a la comercialización del producto en el extranjero. 

“Los mismos productores nos han dicho que los salvadoreños se llevan la mayoría del producto dolarizado. Esto es algo que se debe tomar conciencia tanto para el que lo produce como para el que lo comercializa, porque el consumidor está pagando capricho del intermediario, quien es el que cotiza el producto”, dijo Crispín.

Por su parte Oscar López, sub director de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, expresó a Radio Corporación que están dando seguimiento a todo el tema de incremento de precio en los mercados locales, principalmente en el queso.

“Hemos encontrado una discrepancia en cuanto a los valores con que se está comercializando este producto. Hoy por hoy en Nicaragua existen 38 plantas que están bajo el sistema de inspección, por lo tanto tienen una carga tributaria definida de acuerdo a lo que establece la legislación nacional, estrictamente ligada al esquema de certificación para cumplir con los  estándares que exigen los países hacia donde exportan con precio entre 70 a 73 córdobas, aproximadamente, con las mismas características que se distribuye en el mercado local, por lo tanto no debería de estar alcanzando el valor actual” expresó López.    

El representante de la Cámara aseguró además, que no hay desabastecimiento  en el país, tampoco incremento de exportación de lácteos. Sin embargo, dejó entrever que el sector cerró en el año 2021 con un incremento de exportación moderado y programado por el orden del 6 % en relación al 2020. “En la actualidad se han visto mermadas las capacidades de exportación por las medidas tomadas por el gobierno de El Salvador, afectando el flujo de contenedores que ingresan por la frontera El Amatillo, causando escasez e incremento del precio del queso en el vecino país” detalló López.   

Alzas similares en todo el país

En el mercado local de Estelí los lácteos han experimentado varias alzas consecutivas donde el queso seco ha alcanzado un precio de 100 córdobas por libra y en las pulperías es ofertado hasta en 110 córdobas la libra.

Tomás Miranda, comerciante de lácteos en el Mercado Alfredo Lazo, detalló que el queso que  «los quesos frescales» varían en dependencia de su calidad: el que es sin descremar cuesta entre 75 y 80 córdobas y el descremado se encuentra a 60 córdobas, que es el queso local. 

Mientras tanto, otros productos lácteos como la crema de costal se cotiza en 60 córdobas, la «crema rala» está a 50 córdobas, la libra de cuajada de buena calidad está a 80 córdobas y la que es descremada tiene costos más accesibles.

Miranda estimó que esta situación puede ser consecuencia del acaparamiento de la leche, por parte de las empresas exportadoras.

Los precios del queso también se han disparado en Rivas, donde según los comerciantes aseguran  compran el producto entre  75 a 78 córdobas la libra, para venderla a 80 u 85 córdobas, pero puede llegar hasta 90 córdobas.

Algunos vendedores de productos lácteos aseguran que los precios seguirán en  aumento porque el verano apenas inicia.   

En los mercados de Granada y Carazo el consumidor debe pagar a 85 la libra del queso frescal, que es el de mayor demanda en los hogares nicaragüenses por ser el de menor calidad.