País Portada

Disparidad de cifras por COVID -19 en Nicaragua, genera interrogantes de eurodiputado

Fotografía: Manuel Esquivel

El eurodiputado José Ramón Bauzá dirigió una  “pregunta con solicitud de respuesta escrita”, al Vicepresidente de la Comisión/Alto Representante de la Unión Europea para asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell sobre lo que considera es una “disparidad en las cifras de afectados por COVID-19 en Nicaragua”.

Bauzá mostró interés en conocer con respecto a la información proporcionada por el régimen sobre el alcance de la pandemia. “¿Han trasladado las autoridades nicaragüenses al Servicio de Acción Exterior o los Estados Miembros alguna estimación del impacto del COVID-19 en el país desde el comienzo de la pandemia? En caso afirmativo ¿Qué previsión de infectados y fallecidos comunicaron?”, consulta Bauzá.

El mismo escrito de Bauzá razona los motivos de su inquietud. “La respuesta de las autoridades nicaragüenses a la epidemia del COVID-19 ha estado marcada desde el principio por falta de transparencia y el desprecio a la gravedad de la enfermedad”, dice Bauzá.

Y señala que por ejemplo a raíz de la concesión a este país de un préstamo por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “hemos podido conocer que el régimen de Ortega trasladó a esta situación su previsión de más de cinco millones de contagios y hasta 23 mil fallecidos, en claro contraste de la proyección inicial del Ministerio de Salud de 32,500 contagios y 800 fallecidos”, dice Bauzá.

Por tanto, señala Bauzá, que la “enorme disparidad” en las cifras que el régimen le da a conocer a la población y otros a los organismos internacionales “evidencia que el gobierno de Nicaragua oculta a la ciudadanía la escala real de la pandemia para justificar su pasividad, mientras que admite en privado las graves carencias en su respuesta al virus”.
 

Es de destacar que el 19 de agosto pasado tras una filtración de datos realizada por Anonymous el análisis efectuado por el epidemiólogo Álvaro Ramírez permitió conocer por ejemplo que el total de pruebas de PCR en Nicaragua desde el 28 de febrero al 24 de julio, hasta donde fue realizado el análisis minucioso, fue de 17, 284 pruebas.  

De ese total en 9,683 casos resultado fue positivo, “que deja el porcentaje más alto de positividad en el mundo, un 56 % de positividad”, dijo en ese momento Ramírez, quien señaló que de esa manera se puede estimar también que de 9,600 casos pudo haber en este período unos 80 mil a 100 mil infestados, y puede inferirse la tasa de mortalidad por COVID-19, expuso Ramírez.

 Para el 24 de julio el MINSA  reportaba públicamente solo 3,439 casos positivos,; de los cuales 108 fallecieron. Esto hace una diferencia de 6,245 casos ocultados por el MINSA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X