Crimen en La Trinidad no debe quedar impune, dicen organismos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este lunes al Estado de Nicaragua una investigación oportuna, exhaustiva e imparcial sobre el crimen perpetrado la noche del domingo en La Trinidad, Estelí, donde fue asesinado Jorge Rugama, de 42 años.

Desde su cuenta de Twitter la CIDH señala que fue informada que “los hechos habrían ocurrido anoche (domingo) luego de que la víctima gritara consignas antigubernamentales al finalizar una manifestación oficialista”.

“Testimonios señalan que Rugama habría sido asesinado por un agente estatal en represalia a sus expresiones de protesta”, expresa la CIDH que a su vez insta al Estado que determine responsabilidades en este crimen.

De esta manera la CIDH se suma a la condena de organismos de derechos humanos como la Comisón Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), dijo que “no es posible que una persona solo por expresar su opinión reciba un balazo”. Y demandó al régimen poner un alto a esta situación y que no se haga de la vista gorda ante este crimen y anunció que la CPDH documentará el caso.

Carmona considera que estos hechos son el resultado de la impunidad que ha promovido el régimen. “La falta de un verdadero Estado de derecho, donde el derecho a la vida debe ser protegido y no existe en Nicaragua”, dijo Carmona.

El defensor de derechos humanos recordó que hay fanáticos del partido político que creen que pueden actuar impunemente ante la complicidad que ha habido del sistema de justicia en la aplicación de la ley.

Carmona califica como trágica para el país la fecha del 19 de julio pues recuerdan que hay antecedentes de otros hechos sangrientos.

CENIDH demanda castigo

El CENIDH desde su cuenta de Twitter condena y demandó castigo para el responsable del asesinato.

El CENIDH menciona que según familiares de la víctima “fue ultimado de un balazo en la cabeza por el paramilitar Abner Pineda, trabajador de la Alcaldía de Estelí.

De lo que conoció el CENIDH la víctima estaba junto a su madre afuera de su vivienda en el barrio La Trinidad, cuando pasó una caravana sandinista y Rugama gritó: “¡Viva Nicaragua libre!”, por lo que Pineda le disparó.

    Leave Your Comment Here