Crecen reportes sobre detenciones de liderazgos territoriales previo a que inicien las votaciones en el país

A pocas horas de que sean abiertas las Juntas Receptoras de Voto en el país para que inicien las votaciones 2021, destacan los reportes procedentes del interior del país que indican que prevalece la incertidumbre y el temor por el desconocimiento de lo que pudiera pasar, así como por el aumento de los incidentes en contra de personas opositoras al régimen.

Mientras desde las redes sociales la Unidad Nacional Azul y Blanco y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia denunciaron el aumento del asedio y persecución por parte de la Policía del régimen en contra de sus liderazgos y enlaces territoriales.

Mientras la Unidad Nacional contabiliza la detención de al menos cinco de ellos por lo que se declaró en estado de alerta permanente, la Alianza Cívica denunció la detención de arbitraria de su integrante Nidia Barbosa, en el municipio de Nindirí, así como el acoso, vigilancia ataques y detenciones ilegales de sus dirigentes territoriales en Morrito, San Miguel, Masaya, Corinto y Ocotal.

El Monitoreo Azul y Blanco resaltó el aumento de la represión los días viernes y sábado, cuando han aumentado los incidentes y el nivel de violencia en contra de las personas excarceladas políticas, periodistas independientes y personas identificadas como opositoras.  

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia dijo el pasado viernes que este proceso no cumple con los estándares internacionales sobre elecciones libres, justas y transparentes.

Sobre la inquietud de la ciudadanía si deben o no acudir a las urnas, la respuesta de la Alianza Cívica fue que hace eco del mensaje de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que en su último mensaje dijo: Ante la situación que vivimos, cada nicaragüense decida y actúe desde el interior e inviolable dignidad de su conciencia, libremente para hacer lo que considere más justo y conveniente en este momento para Nicaragua”.

 Por ejemplo, reportes de Carazo indican que en ese departamento ha aumentado la vigilancia de parte de civiles progobierno y de policías. 

En un sondeo realizado en las ciudades de Diriamba, Jinotepe y Dolores en el que los abordados tienen temor a revelar su nombre,  la mayoría de las personas entrevistadas concuerdan en que no saldrán a participar del proceso, pues aducen que no hay por quién votar.

“La verdad es que no se le puede llamar elecciones cuando no hay opciones políticas para elegir, todos los candidatos y líderes de oposición están encarcelados y todos los trabajadores del Estado prácticamente están obligados a votar por Ortega o se quedan sin trabajo”, dijo una diriambina quien pidió omitir su identidad por temor a represalias. 

La caraceña también argumentó que existe temor en la población porque ya ha quedado demostrado y evidenciado el grado de violencia al que puede ser capaz de recurrir el gobierno, sin embargo, piensa que los que tienen más temor son los trabajadores de instituciones públicas.

“Tienen miedo al hambre, miedo a perder sus trabajos y miedo a vivir otros seis años bajo la bota de Rosario Murillo, quien es la que manda, yo por mi parte le tengo miedo a la sumisión, a la falta de dignidad”, culminó dijo la ciudadana.

El temor de la población caraceña es bastante evidente, puesto que este fue uno de los departamentos más afectados  por la represión estatal.  

Como medida de seguridad muchos dueños de negocios están optando por no abrir sus negocios este domingo, ya que según ellos perciben un ambiente de inseguridad de parte las autoridades municipales y departamentales.

En Matagalpa

Amada Tinoco, es conocida desde abril del 2018 como la “abuelita vandálica”, por haber participado en las protestas antigubernamentales y desde entonces, mantiene su reclamo de justicia por aquellos eventos que conmocionaron al país.

La Matagalpina de 80 años, se ha manifestado de muchas maneras exigiendo la libertad de los presos políticos a los que ella llama “secuestrados” aseguró:   “No botaré mi voto”.

Amada Tinoco, teme que salgan a las calles nuevamente los civiles armados afines al gobierno que entre 2018 y 2019 ocasionaron más de 300 víctimas mortales en el país. 

Matagalpa tiene una presa política

La Matagalpina presa política Esperanza Sánchez tiene 22 meses encarcelada, su hija Sherly, espera poder ver libre a su mamá pronto, aunque deja claro que no participará del proceso y que “no puede haber elecciones si hay presos políticos”.

“Ambiente electoral como en otros años no hay, el pensar de las personas es no votar, las elecciones ya están amarradas, ya se sabe quién va a ganar, entonces está como demás el participar o estar a la expectativa de que va a pasar, porque ya sabemos los resultados”, manifestó la hija de Esperanza Sánchez. 

En Estelí

Este domingo se desarrollará en Nicaragua el proceso electoral más cuestionado en la historia reciente, el cual, de acuerdo a opositores y algunos países críticos al proceso, es “una farsa” y no cuenta con la transparencia necesaria para que la reelección de Ortega goce de legitimidad. 

En las votaciones, además del FSLN aferrado al poder, participan otros seis partidos políticos que no tienen respaldo popular, y quienes son señalados de prestarse al juego del actual gobierno. Los candidatos que tenían más simpatía de la población y que tuvieron alguna participación durante las protestas contra Ortega, fueron encarcelados durante su precandidatura. 

Como parte del ilegítimo proceso electoral, en Estelí cada partido seleccionó a tres candidatos a diputados y a sus respectivos suplentes, la mayoría de ellos no se han dado a conocer entre la población, y tres del FSLN ya ocupaban cargos públicos. 

    Leave Your Comment Here