Colapsan alcantarillas y las aguas negras se esparcen por las calles de al menos ocho barrios del Puerto de Corinto

Pobladores de varios barrios de Corinto no soportan hedor en las calles debido a las aguas negras esparcidas por las calles. Fotografía: Voces En Libertad.

Las alcantarillas colapsaron en al menos ocho barrios de Corinto, en Chinandega y principal puerto de Nicaragua donde los manjoles están atascados y las aguas residuales recorren las cunetas. Entre las zonas afectadas está el Barrio Nuevo, donde los desechos están expuestos en las cunetas y hasta forman lagunas de aguas insalubres. 

“El mal olor lo percibe la gente desde que sale de su casa y va pasando por los lugares repletos de aguas negras”, explicó Aleyda Rodríguez, pobladora del barrio Gonzalo Brenes.   

“Hemos agotado todas las vías posibles para que nos resuelvan esta problemática que afecta nuestra salud pública, pero nadie nos quiere escuchar, estamos olvidados por nuestras autoridades”, expresó el zapatero Roberto Pérez, quien trabaja en una esquina rodeada de aguas negras. 

 Tras referir:  “¿Cómo va a ser posible que esto siga pasando? Aquí si no te da una enfermedad, te da estrés porque tenemos que aguantarnos el hedor las 24 horas del día y peor aún al mediodía que estamos comiendo”.

Corinto es una zona costera que durante la Semana Santa recibe la visita de centenares de veraneantes.  Este año 2022 se llevarán la peor imagen de la zona debido a la insalubridad de la ciudad. 

Otra ciudadana afectada, quien habita en el barrio El Playón, dice que “esto no es saludable, ni bonito. En cualquier momento nos vamos hastiar y salir a las calles a protestar”.    

En la Colonia Invi, barrio El Chorizo y el Gonzalo Brenes, la situación no es distinta. La corriente de agua putrefacta rebasa los manjoles y circula frente a viviendas, negocios, comiderías y también a orillas de centros educativos como es el caso del colegio cristiano Guillermo Delgadillo. 

En el barrio conocido como Calle Nueva, hay familias que hace meses lidiaron con tuberías y cajas de registros colapsadas y las aguas residuales inundaron sus patios hasta por una semana.

 “Aquí han mandado un camión Vactor, especial para descongestionar drenajes, resuelve la situación solo por algunos meses, luego otra vez a lo mismo”, refirió un poblador. 

Según los afectados hace varios años  un funcionario aseguró, que resolverían el problema sanitario al comprar un camión tipo Vactor, maquinaria especializada en la limpieza de alcantarillas que la comuna adquirió. 

Aunque el equipo brinda ese tipo de servicio y ha acudido en dos ocasiones al Barrio Nuevo, ha resultado insuficiente pues no resuelve de manera definitiva la problemática que atraviesa el pueblo corinteño, que además sufre desde hace años por la escasez del servicio de agua potable, la destrucción del dique costero por la embestida del mar y la falta de financiamiento para la ejecución de un proyecto que haga frente a la crisis actual. 

En algunas calles, los pobladores han ubicado piedras en medio de la vía para retener el agua fétida y resienten la falta de gestión del gobierno local que aseguran los abandonó a su suerte. 

Juana Francisca Meza, denunció que su barrio está afectado desde hace dos meses, “mi cocina está de frente y a la hora que estamos comiendo nos tenemos que aguantar está cochinada. Hemos perdido el olor a la comida, porque tenemos penetrado en las narices el hedor a heces”.

Los manjoles del Estadio Infantil y Calle Hollywood, también están rebasados. Los habitantes dijeron haberse reunido hace dos meses con el delegado de la Empresa  Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Enacal), quien según los afectados, prometió resolver el problema, pero hasta la fecha no ha podido dar respuesta a las demandas de la ciudadanía.