CIDH se suma al llamado de la OEA al régimen para la liberación de los presos políticos


El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, hizo un llamado al régimen Ortega Murillo para que libere los presos políticos tal y como condicionó este lunes la Organización de Estados Americanos (OEA), para poder acompañar el diálogo.

Sobre una consulta del embajador de Argentina que habló en representación de Costa Rica, Brasil, Canadá, Costa Rica, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, en cuanto a como podrían trabajar de forma conjunta entre esa organización y el Consejo de Derechos Humanos para conseguir que se reactive la cooperación de Nicaragua con los organismos internacionales de Derechos Humanos. Abrao consideró importante que todas las organizaciones democráticas se sumen al llamado de la OEA para la liberación de los presos políticos.

Al tiempo que manifestó disposición de parte de la CIDH de retornar al país con el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), pues recordó que a la salida del mecanismos en diciembre pasado los funcionarios del régimen hablaron de una salida temporal.

“Según la orientación que hemos recibido de los comisionados tenemos que estar preparados para si eventualmente se requiere apoyar a los procesos que los eventuales resultados que la mesa del diálogo pueda producir”, expresó Abrao.

El secretario ejecutivo de la CIDH destacó la importancia de apoyar la cooperación técnica en materia de derechos humanos y de justicia, “porque ese será un proceso largo que requiere la atención técnica y medidas muy concretas de reparación a las víctimas, y de establecimientos de condiciones para así alcanzar justicia”.

Nicaragua representó la misión más larga para la CIDH

Abrao, quien a través de una videoconferencia se sumó a panel en un evento paralelo al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Ginebra, expuso que la CIDH ha mantenido durante seis meses el monitoreo sobre el desarrollo y evolución de la crisis en Nicaragua, que ha incluido el seguimiento a los exiliados.
Y desde que instaló el MESENI en junio pasado, dijo: “no imaginábamos que sería la misión más larga desplegada en el terreno, debido a la gravedad de la situación”.

El representante de Argentina señaló que los nueve países en nombre de los cuales se pronunció, están preocupados por el agravamiento de la situación de los derechos humanos en Nicaragua, luego de la violenta represión a las protestas populares pacíficas de abril de 2018, que causó la muerte de más de 300 personas y más de dos mil heridos.

Igual preocupación, dijo, les genera los hechos de violencia que tuvieron lugar el pasado fin de semana en Nicaragua donde se registraron actos de violencia policial y de paramilitares que dejó más de un centenar de manifestantes por la liberación de presos políticos y que ningún organismo monitorea en el terreno la situación de derechos humanos en el país tras expulsión por parte del régimen de mecanismos de la CIDH y de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH) .

“Y porque no podemos permanecer indiferentes ante estos hechos de violencia y represión es que hemos presentado un proyecto de resolución para incorporar en la agenda del Consejo de Derechos Humanos, la situación de los derechos humanos en Nicaragua y para apoyar las acciones de la Alta Comisionada y la información que presenta periódicamente al Consejo”, manifestó el representante de Argentina.

El vicepresidente de la CIDH, Joel Hernández, manifestó en ese proyecto de resolución hay elementos muy importantes y urgentes en este momento, los que pueden resumir en dos puntos, el llamado a la liberación a los presos políticos, no solo por la violación a derechos humanos cuando fueron detenidos sino por condición carcelaria que sufren.

Y como ejemplo puso Hernández, que ocho presas políticas se vieron obligadas a adoptar una huelga de hambre ante la desesperación que vivían, por otro lado aún no está aclarada la situación jurídica de las excarcelaciones que ha hecho el régimen de más de 150 personas.

Y otro punto importante que aparece en el proyecto de resolución señalado por Hernández, fue que sea permitido a los nicaragüenses ejercer sus derechos a la manifestación, el cual no puede ser restringido, y que según dijo, que la población pueda ejercer ese derecho, “será una muestra de credibilidad, sobre la autenticidad de un diálogo” que está avanzando a una decisión, sostuvo Hernández.

El vicepresidente de la CIDH pidió que el tema se mantenga en el seno del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, pues teme “se vaya disipando”, como resultado de un estrategia de demorar para que no sea más preocupación internacional. Sobre todo, refirió Hernández, cuando hay víctimas que deben ejercer su derecho a la verdad, la justicia y a la reparación.

Hernández aprovechó el foro para pedir a países afines que voten a favor de la resolución y a nivel nacional que sus cancillerías se pronuncien sobre la situación en Nicaragua y, se unan al llamado para la liberación de los presos políticos que fueron arrestados de manera ilegal y arbitraria.

Hasta ahora, esa Comisión ha recibido 1400 testimonios, mientras continúa la recopilación de testigos, a través de visitas virtuales, ha recibido más de 600 peticiones para ser procesados en su sistema legal lo cual genera un desafío muy particular y la población local sigue apuntando graves violaciones de derechos humanos, indicó Abrao.


    Leave Your Comment Here