Ataque en Catedral de Managua fue «salvaje y terrorista», dice Brenes

Después de cinco días del atentado terrorista en la Catedral de Managua el Arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, celebró por primera vez una misa ante la imagen calcinada de la consagrada imagen de la Sangre de Cristo e impartió la bendición con la reliquia de su rostro calcinado.

Brenes se refirió al hecho criminal como una “pesadilla” de la cual nadie quiere despertar y que fue perpetrado “de una manera salvaje y terrorista» en contra de la imagen de la Sangre de Cristo y que destacó fue calcinada pero la cruz quedó en pie.

La Policía del régimen concluyó el pasado lunes que en el hecho no hubo mano criminal.

“El cuerpo de esta imagen de madera resistió la fuerza de las llamas pero allí está de pie como un testimonio como un llamado a todos nosotros, la cruz no es vencida tan fácilmente. La cruz no se destruye tan fácilmente y hoy ese es el llamado: aferrados a la cruz aferrados a la cruz, al pie de la cruz como María y aquel pequeño grupo que lo acompañaba mirando a Jesús” , dijo Brenes.

El rostro calcinado de la imagen de la Sangre de Cristo.

En la misa en honor a la Sangre de Crisrto, como tradicionalmente es celebrada el primer miércoles de cada mes, Brenes manifestó que la iglesia que peregrina en todo el mundo siempre ha sufrido “y no dudo que seguirá sufriendo pero la seguridad que el Señor nos acompaña y que el Señor nos ha prometido también èl nos ha dicho los calumniarán, los perseguirán,pero ese no será el fin”.

Sin embargo advirtió que para el cristiano no hay lugar para el odio ni para la venganza.

Además indicó, que podrán destruir muchas imágenes como ha ocurrido en los últimos días y mencionó los hechos perpetrados en Los Brasiles, en la capilla del Carmen, del Perpetuo Socorro, ayer (lunes) también en la isla de Ometepe, en León. “Pero quién podrá apartarnos del amor Dios, nada, porque Dios nos ama y nos ama con amor eterno”, sostuvo Brenes.

El religioso advirtió que el demonio anda suelto y quiere herir a la iglesia, a los obispos, sacerdotes, religiosas y fieles, » pero nada puede el demonio porque Cristo está cerca de nosotros y nada ni nadie podrá apartarnos del amor de Dios»,

Imagen de la Sangre de Cristo calcinada. Fotografía: Manuel Esquivel.

Anunció que en los próximos días emitirá un decreto en el que declarará el mes de julio especial de silencio y de oración ante la Sangre de Cristo, y que iniciará a partir de último sábado de junio cuando era la bajada de la imagen, pero «no como un día de dolor sino como un día de triunfo de Jesús en la cruz».

El Arzobispo de Managua también indicó, que publicarán los números de cuentas en diferentes bancos que se han ofrecido a recaudar para que los fieles que lo deseen puedan depositarlo. Y de manera personal únicamente están autorizados el rector y los vicarios y la religiosa a cargo de administrar ese templo.

    Leave Your Comment Here