Asamblea General de la OEA reitera llamado a reformas electorales

Con 20 votos a favor, dos en contra y 12 abstenciones la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), aprobó la resolución  “Restableciendo las instituciones democráticas y el respeto a los Derechos Humanos en Nicaragua, a través de elecciones libres y justas”, a través de la cual  le insta a celebrar elecciones libres, justas y observadas.

Para lo cual le emplaza a implementar reformas antes de que sean convocadas las elecciones o a más tardar en mayo del 2021.

Para la Coalición Nacional, “esta resolución es un llamado más, de su máxima autoridad política, que al tenor de lo previsto en el Artículo 20, de la Carta Democrática, agota las gestiones diplomáticas para promover la normalización de la institucionalidad democrática en Nicaragua, ofreciendo una señal a (Daniel) Ortega de que las elecciones de 2021 representarían la última oportunidad para una solución pacífica de la actual crisis en Nicaragua”.

Uno de los dos votos en contra a la resolución correspondió a  la representación del régimen Ortega Murillo, que en la misma sesión se había adelantado en rechazar tanto la convocatoria del tema sobre Nicaragua como la resolución la que calificó de “injerencista de este órgano”.

En su resolución la Asamblea General de la OEA reitera con preocupación que el régimen no ha implementado una serie de medidas acordadas, tales como la liberación debidamente monitoreada y verificada de todos los presos políticos; no ha permitido la labor efectiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y sus mecanismos en Nicaragua, incluido el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI); y no ha garantizado la libertad de expresión, incluso para la prensa, ni el ejercicio del derecho de reunión pacífica;

Igualmente que las detenciones arbitrarias no han cesado; a su vez que no han sido desmantelados las fuerzas parapoliciales y paramilitares y más bien han continuado sus abusos, que la labor independiente de las organizaciones y defensores de derechos humanos no ha sido protegida; y que no se ha permitido el regreso seguro de todas las personas que fueron obligadas a abandonar Nicaragua;

También señala, la tendencia del régimen a utilizar la legislación para intimidar o amenazar “a los miembros de los grupos prodemocráticos y de los medios de comunicación independientes en Nicaragua”, como ocurre con la “ley de agentes extranjeros”, otra otra iniciativa de ley que propone penas de cadena perpetua para “delitos de odio” y la ” ley que propone castigos por la difusión de las llamadas noticias falsas en los medios de comunicación social, con hasta cuatro años de prisión”.

No cabe acusación de injerencismo

Sobre el rechazo que hace el régimen de la resolución y la acusación de injerencismo en asuntos internos de Nicaragua, la Coalición Nacional  señala a través de un comunicado, que  “ha sido la política represiva de su régimen la que ha impedido el ejercicio de la soberanía nacional, que constitucionalmente reside en el pueblo”.

“Esta acusación de injerencismo no cabe en boca de quien violenta el orden constitucional y los tratados internacionales a los que el Estado de Nicaragua se ha obligado. La Coalición Nacional reconoce el esfuerzo de la Asamblea General de la OEA, agradece su preocupación por la crisis política y humanitaria en Nicaragua, y el consistente llamado de la Organización al régimen de Ortega a que respete los derechos humanos y restituya las libertades fundamentales de los nicaragüenses”, expresa la Coalición Nacional.

Alvarado aseguró que la resolución “no tiene efecto vinculante para el gobierno de Nicaragua por el contrario transgrede los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas, los fundamentos esenciales, naturaleza y propósitos de la Carta de la OEA y los principios del derecho internacional relativo a la igualdad soberana de los estados”, dijo Luis Alvarado.

“Nicaragua no es colonia de nadie y por lo tanto no acepta imposiciones de gobiernos imperialistas ni de organismos subordinados a ellos sobre sus asuntos internos que son de exclusiva competencia de los ciudadanos nicaragüenses y de los partidos políticos que gozan de personalidad jurídica y de representación en la Asamblea Nacional”, refirió Alvarado.

Sin embargo, el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo desde su cuenta de Twitter afirmó: “El pueblo de Nicaragua merece libertad y democracia. En la Asamblea General de la OEA de hoy, apoyamos el llamado al restablecimiento del orden constitucional, el respeto de los DDHH y las libertades fundamentales y la organización de elecciones libres y justas”.

La Coalición Nacional considera, que la resolución de la Asamblea General de la OEA reafirma la grave preocupación que esta organización ha sostenido a lo largo del proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana por el deterioro de las instituciones democráticas y los Derechos Humanos en Nicaragua.

“Le recuerda al régimen de Ortega que está obligado a aplicar los artículos del uno al seis de la Carta Democrática que desarrollan los elementos necesarios de la democracia representativa, lo que hasta ahora se ha negado a hacer”, dice la Coalición Nacional.

“Reitera los llamados de la OEA a Ortega a respetar plenamente el orden constitucional, y le insta a celebrar elecciones libres, justas y observadas. La Asamblea General solicita al Secretario General apoyar negociaciones inclusivas y oportunas entre Ortega y la oposición nicaragüense sobre reformas electorales que cumplan con los estándares democráticos internacionales”, refiere la Coalición Nacional.

No obstante, apunta la Coalición, que aún hay desafíos pendientes “y recaen en la tenacidad y la resistencia del pueblo nicaragüense”.

 “La liberación de las y los presos políticos no puede quedar en solo una preocupación y, así como nuestra rebeldía al silencio y la desmovilización que nos impone la dictadura, seguirá siendo una de las razones de ser de nuestra lucha. (…) para quienes integramos la Coalición Nacional, así como para la gran mayoría de nicaragüenses, el de Ortega es desde hace mucho tiempo un gobierno ilegítimo. Sus crímenes afectaron gravemente el orden democrático”, apunta la Coalición Nacional.

Régimen acompañado de una isla

En una entrevista con 100 % Noticias,  Haydee Castillo, de Nicaragüenses en el Mundo,  manifestó que han sido meses de trabajo de la diáspora y del exilio nicaragüense, ante organismos como la OEA  y aunque dijo la resolución no es “como la mayoría de la población quisiéramos”, representa que el régimen se quedó acompañada de una isla, San Vicente, pues otros países que anteriormente habían votado en contra ahora se abstuvieron.

Debemos reconocer que como sociedad civil “estábamos aspirando a mucho más, porque creemos que es un obligación ética demandarle a los organismos internacionales que (el régimen) no solo es ilegítimo en su origen sino en el ejercicio del poder, dijo Castillo y aunque  insistentemente ha sido planteado que no hay condiciones para elecciones, la comunidad internacional en la Asamblea General de la OEA ha optado por otro camino, que es el electoral.

No obstante, consideró Castillo, que la decisión será del régimen sobre “el camino que quiera seguir”, porque el pueblo ya tiene su decisión de que no quiere que continúe en el poder.

    Leave Your Comment Here