Un periodismo sin censura y con garantías es el sueño de Lucía Pineda para Nicaragua

Un periodismo sin censura y con garantías es el sueño de Lucía Pineda para Nicaragua

Lucía Pineda Ubau, sueña con una Nicaragua donde se pueda ejercer el periodismo con garantías, sin censura y sin intimidaciones. Y lamenta que el país haya retrocedido en materia de libertad de prensa.

Consulado tico ha gestionado sin éxito en once ocasiones visitar a Lucía Pineda
OACNUDH expresa preocupación por reportes de maltratos a presos políticos
Doña Coquito “se fue llorando, no quería dejar Nicaragua”

Lucía Pineda Ubau, sueña con una Nicaragua donde se pueda ejercer el periodismo con garantías, sin censura y sin intimidaciones. Y lamenta que el país haya retrocedido en materia de libertad de prensa.

La periodista igual que su colega Miguel Mora, llevan cuatro meses secuestrados en las cárceles del régimen Ortega Murillo, por ejercer el periodismo.

“Mi hermana, sueña con una Nicaragua donde nuevamente se pueda ejercer el periodismo con garantías, sin censura, sin intimidaciones, que al ciudadano no se le violente su integridad y dignidad por expresarse, por informar e informarse”, escribe Karen Pineda Ubau, a través de su cuenta de facebook, y en la que relata ampliamente sobre lo que fue la visita permitida este Viernes Santo, bajo un encerramiento completo en la Cárcel La Esperanza.

Pineda mencionó la frase “muy atinada” de Owell cuando escribió: “Si la libertad significa algo, es el derecho a decirles a los demás lo que no quieren oír”.

Refiere que “en esta visita, nos despedimos de ella fortalecidos como familia, sin tristezas, Lucía, está muy optimista, animada, con una gran carga espiritual, ella sabe que mucha gente depende de su lucha y resistencia tanto de ella como la de Miguel, aunque ambos no representen precisamente a ningún movimiento político”.

“Asimismo ella reitera su perdón por todo el daño que le han ocasionado, pero que el hecho de pedir perdón y bendecirles no sea confundido con que esté de acuerdo con el accionar del gobierno”, expresa la hermana de la periodista presa política en su escrito.

Los días oscuros en las mazmorras del Chipote

Pineda Ubau pudo contar a sus familiares que la visitaron algunos “detalles terribles” de los días cuando permaneció “en las mazmorras de El Chipote y todo el cúmulo de ofensas, interrogatorios y denigración a la que fue sometida”. Esto le causó depresión, angustia del que pudo salir gracias a sus compañeras de celda.

Luego de la visita de los eurodiputados Pineda comentó que fue castigada y confinada a una celda de aislamiento de condiciones terribles, sin sanitario, donde apenas podía moverse por el espacio reducido, sin alimentos.

“La primer semana en El Chipote fue terriblemente atormentada por interrogatorios rigurosos que iniciaban de noche y terminaban de la madrugada casi al amanecer, relatandonos con lágrimas en sus ojos la pesadilla que vivió en esa cárcel infernal”, expresa Pineda.

Y les transmitió que esas prisiones no deberían existir en el mundo, donde a diario corre sangre, dolor, desesperanza, sin la entrada de luz, aire, celdas estrechas, con roedores, insectos, excremento, orines y olores indescriptibles que hace difícil respirar”, indica.

“Me duele que estén presos”

“Me duele que estén presos”, dijo este domingo el obispo auxiliar de Managua Silvio Báez, tras concluir la misa presidida en la parroquia de Esquipulas, al referirse a los periodistas Pineda y Mora, quienes refirió son hombre y mujer de Dios y profesionales de la comunicación “extraordinarios”.

El religioso elevó súplicas al creador, para que la dignidad de ambos sea respetada y pronto sean puestos en libertad.Al igual que de todos los presos políticos que en su mayoría son jóvenes.

Momentos antes durante su homilía Báez había expresado, que “no se negocia la libertad, ni la dignidad, ni la vida de las personas”.

Ante su eventual partida, Báez manifestó se lleva la alegría por tanto cariño del pueblo del que se mostró orgulloso pues “no se deja arrebatar la libertad y la esperanza”. Y al que le aconsejó a “que renuncie a la violencia”.

A preguntas de los periodistas Báez señaló, que el diálogo es una salida pacífica a la crisis en que está sumido el país, pero para dialogar se necesitan dos partes que deben ponerse de acuerdo sobre qué van a dialogar.

No obstante, recordó el obispo auxiliar que “este gobierno no quiere dialogar y nunca ha querido dialogar”.


COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: