Régimen Ortega Murillo no deja de reprimir


El periodista David Quintana, de Boletín Ecológico y el dirigente de los panaderos, Ermis Morales, sirven para evidenciar el asedio y persecución que el régimen mantiene en contra del periodismo independiente y la población disidente.

Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), confirmó que Quintana se vio forzado a optar por la clandestinidad, ante el asedio de la Policía Orteguista, este fin de semana.

Mientras Morales, quien recurrió a la CPDH, sostuvo que desde el miércoles pasado que más de treinta miembros de la PO llegaron a su casa en camionetas Hilux y motocicletas, se ha visto obligado a permanecer escondido.

El denunciante aseguró que la PO rodeó su vivienda cerca de una hora 15 minutos, pese a que él no ha cometido ningún delito.

Morales es miembro del Partido Acción Ciudadana (PAC) y tiene antecedentes de persecución policial que el año pasado le llevó a ampararse en contra de esa institución.

El pasado 16 de marzo, junto al resto de la dirigencia del PAC, Morales fue uno de los más de 160 personas apresadas por unas siete horas, por ejercer el derecho de manifestación.

Advirtió Morales que si le llega a ocurrir algún atentado o a su familia “tiene nombre y apellido”.

Cuevas lamentó la situación que enfrentan Morales y Quintana, cuando dijo, “se supone que debería haber un ambiente de tranquilidad”, debido al proceso de negociación que mantienen la Alianza Cívica con una delegación del régimen Ortega Murillo.

En el caso del periodista Quintana, demuestra que continúa el asedio contra periodistas, quienes “no pueden ser criminalizados por hacer uso de su derecho constitucional de informar, sostuvo Cuevas.


    Leave Your Comment Here