Reforma parcial a la Constitución es “una guillotina” sobre miles de opositores

Mayoría oficialista aprobó reforma parcial a la Constitución . Fotografía: Tomada de la Asamblea Nacional.

La reforma parcial a la Constitución Política de Nicaragua, es a criterio del abogado Oscar Carrión, “una guillotina” en contra de miles de opositores dado el contexto del país en que la misma es implementada.

Este martes la Asamblea Nacional, con mayoría oficialista aprobó la reforma al artículo 37 , de la Constitución Política que cambia el máximo de la pena por delitos de 30 años a prisión perpetua, que aunque Carrión reconoce que es un mecanismo que es utilizado en sistemas penales de algunos países considerados democráticos, la implementación en el país no es normal por el contexto en que es aplicado.

Carrión destacó, que las reformas a la Constitución ocurren mientras son violentados los derechos humanos de los nicaragüenses, bajo una política sostenida de intimidación, asedio, desapariciones forzadas y mientras aún hay en el país presos políticos.

“No es natural, no es normal, que se aplique una medida de esta naturaleza, y solo es entendible  en el contexto de que constituye un nuevo mecanismo de amenaza, de guillotina  (…) sobre miles de opositores”, dijo Carrión, integrante del Bloque Democrático, quien además recordó que esto ocurre cuando se supone el país está por empezar un proceso preelectoral, “si es que hay condiciones”.

Aunque según Carrión, el régimen Ortega Murillo no ha dado ninguna señal de  tener voluntad “para fajarse en un proceso electoral transparente, abierto, observado, auditable y libre”, por lo que a su criterio con esto lo que buscan  es “poner fusiles en las sienes del pueblo nicaragüense”.

Sobre todo, dijo el jurista, la reforma parcial a la  Constitución no puede verse desligado con la implementación de la llamada ley mordaza, y la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, que junto al aparataje de grupos paramilitares “solo se inscribe en un contexto de incremento de represión”.

“Algunos piensan que es para elevar la parada y tener cartas de concesión a la hora de una eventual negociación de algunos puntos, con algunos interlocutores nacionales e internacionales, pero creo que no es la manera correcta porque estaríamos apenas negociando el retorno a algo menos que nuestro estado de libertad normal que indica la Constitución Política de Nicaragua” y puesto en el olvido a las víctimas de la represión.

    Leave Your Comment Here