Persisten prácticas violatorias a los DD.HH de las niñas, dice UNFPA

Entre las  19 prácticas nocivas violatorias a los derechos humanos de millones de niñas en el mundo, tres de las mismas continúan arraigadas: la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y la preferencia de  los hijos con sesgo de género, indica el  informe mundial Estado de la Población Mundial 2020, publicado este 30 de junio por la Agencia de Naciones Unidas, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

El informe “Contra mi voluntad: Desafiar las prácticas que perjudican a las mujeres y niñas e impiden la igualdad”,  augura que esta situación puede empeorar con la pandemia del COVID-19.

 “Las prácticas nocivas que afectan a las niñas ocasionan un trauma grave y duradero que les roba el derecho a desarrollar todo su potencial”, afirma la Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA.

Se calcula que, este año, 4,1 millones de niñas sufrirán una mutilación genital femenina. Hoy mismo, 33.000 niñas menores de 18 años se verán obligadas a casarse; por lo general, sus maridos son hombres mucho mayores que ellas, resalta un comunicado del UNFPA.

Además, en algunos países, la preferencia desaforada por los hijos varones ha promovido la selección del sexo con sesgo de género o casos de desamparo extremo que han desembocado en la muerte de las niñas. El resultado son 140 millones de mujeres “desaparecidas”, indica el informe.

Pandemia de COVID-19 incidirá

El informe indica que es necesario reestructurar las economías y los sistemas jurídicos a fin de garantizar que todas las mujeres gocen de igualdad de oportunidades. Menciona como ejemplo, modificar las normas relativas a la herencia de propiedades  que motiva a las familias a dar prioridad a los hijos varones y contribuiría a erradicar el matrimonio infantil.

Es posible eliminar el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina a escala mundial en el plazo de 10 años si se amplían las iniciativas destinadas a que las niñas prolonguen su escolarización, a enseñarles competencias para la vida y a implicar a los hombres y niños en la transformación social, plantea el UNFPA.

Y expresa la preocupación que algunos avances alcanzados  por que sean suprimidas algunas prácticas nocivas en todo el planeta, la pandemia de COVID-19 amenaza con lanzarlos por el suelo, pues un análisis reciente reveló que, si los servicios y programas permanecen suspendidos seis meses, puede que otras 13 millones de niñas se casen por obligación y que 2 millones más de niñas sean víctimas de una mutilación genital femenina de aquí a 2030.

El riesgo del matrimonio infantil

El matrimonio infantil está prohibido prácticamente en todo el mundo, pero cada día se producen 33.000 a nivel mundial. Según el informe, se calcula que, de las niñas y mujeres vivas en la actualidad, 650 millones se casaron siendo niñas y en 2030 estarán casadas otros 150 millones de niñas menores de 18 años.

Según el Banco Mundial, en tan solo 12 países donde es frecuente el matrimonio infantil, la pérdida de capital humano ascendería a 63.000 millones de dólares de los Estados Unidos entre 2017 y 2030, mucho más de lo que han percibido estos países en concepto de asistencia oficial para el desarrollo.

En América Latina y el Caribe, una de cada cuatro niñas está casada o en unión informal antes de cumplir los 18 años; en algunas partes de la región, la cifra es superior a una de cada tres (UNICEF, 2019b).

 En todas las regiones, el matrimonio infantil está estrechamente relacionado con bajos niveles de educación, pobreza y residencia en zonas rurales. Embarazo y parto precoces. Una de las consecuencias más nocivas del matrimonio infantil es que generalmente da lugar a un embarazo y un parto precoces, señala el informe.

 Por lo general, las niñas no están física, emocional, intelectual ni económicamente preparadas para ser madres a edades tan tempranas. Tienen más probabilidades de morir a causa de complicaciones durante el embarazo y el parto que las mujeres en la veintena, y también de que sus hijos nazcan muertos o mueran durante su primer mes de vida. La maternidad prematura es frecuente entre las niñas obligadas a casarse, destaca el informe del UNFPA.

    Leave Your Comment Here