Persiste la represión en Nicaragua, describe la CIDH ante el Consejo Permanente de la OEA


A más de un año de iniciada la crisis en Nicaragua la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), estima que persisten las limitaciones al ejercicio de protesta social, a la libertad de expresión, imposición de un estado policíaco e instalación de vigilancia y del miedo.

La secretaria adjunta de la CIDH, Claudia María Pulido, compareció en la segunda sesiòn extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que abordó la situación de Nicaragua.

Pulido demandó al régimen Ortega Murillo en representación del Estado de Nicaragua, el cese de la represión y condiciones propicias para reanudar el diálogo  y la ocupación policial desproporcionado en los espacios públicos, la liberación de los presos políticos y devolver personería jurídica a las organizaciones no gubernamentales. Al tiempo que reiteró la disposición de apoyo técnico por parte de la CIDH.

Entre marzo y abril la población recurrió a otras formas de protesta breves, “piquetes express”, pitazos, sentadas, lanzamientos de papelillos con colores de la patria, manifestó Pulido.

La CIDH lamenta la persistencia de la represión contra la protesta social y detenciones arbitrarias, lo que desincentiva regreso de exiliados, dijo Pulido quien llamó al régimen a precisar un plan para garantizar la protección a los derechos a la vida, integridad personal, prohibición de la tortura y privación de libertad para su retorno.

Con datos proporcionados por la sociedad civil, dijo Pulido,  700 personas son sometidas a procesos penales, muchos de los cuales permanecen privados de libertad. Mientras los excarcelados, en su mayoría continúan criminalizados, bajo cargos graves, en procesos sin garantías judiciales y sin información sobre la situación jurídica en que fueron liberadas lo que les coloca en situación de vulnerabilidad.

Dos meses después de la negociación entre una delegación del régimen con la Alianza Cívica sólo 236 personas han sido excarceladas, y siguen sometidas al asedio, a nuevas detenciones y nueva formulación de cargos incluido por delitos comunes.

La CIDH urge el cumplimiento  de acuerdos para liberación de presos políticos e insta al Estado a tomar represalias y garantizar respeto y condiciones penitenciarias a los presos políticos  mientras se realiza la liberación.

La CIDH ha conocido que desde el 22 de marzo los presos políticos en La Modelo, no cuentan no con energía eléctrica y el acceso al agua es de manera racionada.

Representante de Nicaragua habla de otro escenario

Por su parte, Valdrack Jaentschke, embajador de Nicaragua ante la OEA, siguió con el discurso del régimen de supuesta disposición de avanzar en implementación de lo acordado y colocó como un gran gesto la excarcelación de las  236 personas  y que según cifras conciliadas por el Comité Internacional de Cruz Roja están pendientes 232 personas.

Alegó Jaentschke, que la delegación del régime ha asistido con responsabilidad a las reuniones, la otra delegación no se ha hecho presente “sin justificación” en diez sesiones,

Mientras la representante de Costa Rica ante ese organismo, externó preocupación por las violaciones referidas por la CIDH y el estancamiento en que permanece el proceso de negociación, así como por el incumplimiento de los acuerdos alcanzados en el mismo.

”Esto definitivamente no es lo deseable y no ayuda a la construcción de confianzas extremadamente necesarias para edificar soluciones duraderas”.

El embajador de Estados Unidos se sumó a las demandas al régimen de cumplimiento de los acuerdos firmados en la negociación y expresó el respaldo del Gobierno de su país a la Alianza Cívica.

A la fecha, dijo el embajador de Chile,  no se observan avances en materia de justicia y democracia y de restablecimiento de confianza en el sistema electoral y preocupa el escaso resultados en la negociación, evidencia falta de voluntad del régimen para avanzar en el diálogo fructífero, “fluyen de los informes tanto del señor secretario general como de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que lamentablemente se estaría configurando de manera clara, el escenario previsto en el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, cual es el de la alteración del orden constitucional que afecta gravemente su orden democrático”.

“Frente a esa realidad y a pesar de que no renunciaremos a seguir llamando a un diálogo equilibrado y provechoso para las partes, nuestra organización no puede quedarse impávida, como lo dijo el señor secretario general, se requieren del gobierno de Nicaragua acciones concretas y claras, instamos una vez más y como tantas otras veces, a que Nicaragua coopere con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y garantice las condiciones para el cumplimiento de los mandatos del MESENI”, permitiendo su regreso, refirió el embajador de Chile.

Chile continuará haciendo lo que esté a su alcance para ayudar a que el pueblo de Nicaragua recupere su libertad, su democracia y el estado de derecho, advirtió el embajador.

El representante de Colombia, por su parte dijo que la división de poderes en Nicaragua ha desaparecido, los instrumentos judiciales se han convertido en un instrumento del régimen, “no hay nada más dramático y peligrosos para las libertades públicos”, que esto ocurra. Igual dijo sucede con la libertad de expresión coartada y represión contra periodistas.

“No nos digamos mentiras la división de poderes es una pieza de museo en la democracia nicaragüense …en esas circunstancias el diálogo pierde credibilidad y si no se modifica sustancialmente, estamos ante un diálogo como instrumento para enfrentar las reacciones nacionales e internacionales, pero sin la intención de restablecer el orden constitucional alterado. Lo mismo aconteció con la hermana República de Venezuela Dios quiera que no estemos recorriendo el mismo camino”, indicó el embajador de Colombia.


    Leave Your Comment Here