País Portada

Migrantes experimentan con Bluefields como nueva ruta

Migrantes, en su mayoría, venezolanos ingresan a Nicaragua por Corn Island. Fotografía: Voces En Libertad.

Migrantes sudamericanos, en su mayoría venezolanos, sorprendieron esta semana a la población de Bluefields cuando más de 200 personas en grupos de dos, arribaron a su pequeño puerto. Comúnmente para transitar por Nicaragua los indocumentados han utilizado la frontera sur para seguir su viaje rumbo al norte en su aspiración por llegar a su destino final que es Estados Unidos.

De esta manera la ciudad caribeña podría convertirse en una nueva ruta de tránsito para migrantes. De acuerdo a la información obtenida, los migrantes ingresaron a territorio nicaragüense por Corn Island adonde llegaron en lanchas procedente de San Andrés, Colombia y luego se trasladaron a Bluefields. Se trata de familias enteras, a quienes se les observa triste, y asustados, pero aún así continúan su tránsito pues huyen de las pésimas condiciones de vida que tienen en su país.

 Nicaragua, es un punto utilizado por los migrantes únicamente como descanso.

“Primera vez que vemos esa gran cantidad de ciudadanos de otros países llegando a la ciudad, es un gran pesar y dolor ver la necesidad que tienen muchas familias de abandonar sus hogares para buscar oportunidades que no tienen en su país. Ellos van con mucha ilusión esperando cambiar sus vidas pero el riesgo del viaje es grande”, lamentó la costeña María Domitila Zúñiga.

El grupo de migrantes, en su mayoría venezolanos, fueron recibidos por  autoridades de Migración y Extranjería para trasladarlos al edificio de los bomberos y posteriormente continuarán su ruta de viaje.

Nacionales en una historia similar

 

 

Muchos migrantes salen de sus hogares con altas expectativas pese a los riesgos que representa la travesía hasta ese destino soñado. En algunos casos las familias unen esfuerzos para obtener la suma de dinero impuesta por los llamados “coyotes”, que a veces actúan de mala fe y dejan varadas a su suerte a las personas que pagaron por su servicio.

 

 

Una ciudadana a la que llamaremos ‘Alina’, relató la experiencia que viven en su hogar, después que un familiar salió hace aproximadamente cuatro meses hacia Estados Unidos en busca de un empleo que le generara un poco más de dinero del que ya ganaba en la vecina Costa Rica. Este logró sobrepasar muchos obstáculos, entre ellos el cruce del Río Bravo, donde muchos nicaragüenses y de otras nacionalidades, han perdido la vida. 

 

 

La travesía del nicaragüense duró un mes, tuvo que hipotecar su vivienda y utilizar su liquidación para recoger los 7 mil dólares que significaba financiar su viaje. Así dejó suelo nicaragüense para buscar una mejor alternativa en otras tierras.

 

 

“Lamentablemente, su ilusión se vino abajo y el ánimo de la familia también cuando nos dieron la noticia que había sido deportado y viene de retorno a Nicaragua”, expresó ‘Alina’, quien aconsejó a los nicaragüenses a no dejar su país, a pesar de la dura situación económica que se vive, pues quienes migran “no solamente se arriesga la vida, muchos no corren con suerte y al ser deportado solo les queda una deuda mayor y es más duro volver empezar”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X