Ahora Portada

Irinea Mejía, una indígena que asumió la defensa de sus DD.HH

Este domingo fueron sepultados los restos de Irinea Mejía, en el cementerio de la comunidad El Carrizo, San José de Cusmapa y Gonzalo Carrión, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más la recordó como una mujer indígena  que ejerció la defensa de sus derechos humanos por casi una década al denunciar el asesinato de su esposo y de sus dos hijos.

Durante nueve años Mejía demandó justicia por los asesinatos de su esposo José Mercedes Pérez  y de sus hijos Ariel y Elmer Torres Mejía, ocurrido  el 8 de noviembre de 2011, en esa comunidad.

La masacre fue perpetrada por haber asistido días antes de las elecciones presidenciales a un plantón del Partido Liberal Independiente (PLI), frente al Consejo Electoral Municipal donde exigían comicios transparentes.

Para Carrión, la masacre del Carrizo por la que Mejía demandó justicia y en la que le acompañó como defensor de derechos humanos, este fue uno de los crímenes registrados antes de abril de 2018 que más le han conmovido.

«Y no nos quedamos callados. Doña Irinea fue y es inspiración para no callar”., expresó Carrión.

Sobre la pérdida de los familiares de Mejía, el defensor de derechos humanos rememoró: “Fue una masacre que le causó una inmensa pérdida humana, dolió profundamente, el crimen fue con todas las ventajas y frialdad de los desalmados con fuerza numerosa y fusiles de guerra”.

Carrión recordó que los perpetradores de los asesinatos  son integrantes de las estructuras del partido oficialista.

“Aquel noviembre de 2011 no se olvida porque las fuerzas impunes en el gobierno ejecutaron a esa familia que pensaba diferente. Como defensor tuve la oportunidad de conocer a doña Irinea, de acompañarle en su lucha por la justicia”, sostuvo el defensor de derechos humanos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X