Grupo de trabajo de Consejo Permanente de la OEA, considera que situación de Nicaragua sigue siendo alarmante

En el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) proponen el retorno de la CIDH a Nicaragua – Fotografía: Cortesía

“La situación en Nicaragua continúa siendo alarmante los actos de represión continúan dándose, los presos políticos continúan en las cárceles, muchos sin cargo alguno”, destaca el cuarto informe del grupo de trabajo sobre Nicaragua dado a conocer este viernes en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), sobre situación del país.

Jennifer May Loten, embajadora de Canadá y presidenta del grupo de trabajo destacó la retórica del régimen Ortega Murillo en contra de quienes protestan, mientras la situación económica se deteriora aún más.

Y calificó de preocupante que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Naciones Unidas, sigan sin tener acceso al país.

Pese a la preocupación expresada por el grupo de trabajo y que el enviado de la OEA, Luis Ángel Rosadilla había reconocido que la negociación no había avanzado, el representante de Nicaragua, Luis Alvarado, llegó a la sesión a aseverar que continúan trabajando con la Alianza Cívica, por alcanzar consenso sobre los temas de justicia y adelanto electoral, pero hizo énfasis que “de acuerdo a la Constitución de Nicaragua”.

Alvarado justificó el impasse en la negociación, en que “cualquier proceso de negociación es complejo”.

La representación de Argentina, una de las más contundentes en su intervención refirió, que les inquieta verificar que el tiempo transcurre y persiste las violaciones de derechos humanos y no se avizora una solución, cuando por su parte desean que se acabe criminalización de la protesta, se restablezca la paz en Nicaragua y terminen las dilaciones.

Y al traer a colación una aseveración de uno de los expositores sobre estancamiento en las negociaciones entre el régimen y la Alianza Cívica, retomando palabras del poeta inglés William Black, que dijo “del agua estancada se espera veneno”, sostuvo: “nosotros no queremos para Nicaragua veneno, queremos paz, queremos que vuelvan a vivir en democracia y en libertad”.


    Leave Your Comment Here