Frecuencia y crueldad destacan en últimos femicidios en el país

Como “una falacia” , calificó la defensora de mujeres, Martha Munguía, la preocupación del régimen por los crímenes atroces cometidos en los últimos días contra mujeres y niñas, que le ha llevado a anunciar la aplicación de la cadena perpetua a los asesinos, cuando ha liberado a miles de reos comunes entre ellos femicidas y violadores.

Munguía, socióloga, directora de un centro de atención a mujeres semiparalizado por las imposiciones del régimen a las organizaciones de la sociedad civil, con amplia experiencia en el apoyo a sobrevivientes de la violencia de género, expresa que la situación de violencia es el resultado de las acciones del Estado y de la violencia generalizada que ha vivido en el país en los últimos meses.

El hecho que en las últimas 24 horas, el país haya registrado tres femicidios, lo califica de “una situación gravísima”. Aunque recordó que esto no es de ahora lleva tiempo, pues antes de la represión desatada en abril 2018 las organizaciones de mujeres demandaban una emergencia nacional por la violencia de género. Sin embargo, reconoció que esto solo podría ser efectivo con un gobierno que respete el Estado de Derecho.

Martha Munguía, defensora de mujeres. Fotografía tomada de facebook.

“Las mujeres en Nicaragua estamos victimizadas porque estamos sometidas a un riesgo provocado por las acciones del Estado”, afirmó Munguía, quien resaltó que estos hechos muestran “como ha aumentado la criminalidad, una cosa es la frecuencia y la crueldad con que se comete, ambas son expresiones que hay una situación gravísima”

“En la medida que hay más violencia en el país, en esa medida se desata la violencia contra las mujeres y las niñas porque siempre están en situación desventajosa, entre las poblaciones empobrecidas ahí están las mujeres y las niñas como sujetos principales de ese empobrecimiento”, dijo la defensora de mujeres.

Liberaciones de reos comunes, causa directa

Para Munguía, hay causas directas “en las omisiones y en las acciones del Estado”, pues muchos de los reos comunes liberados pagaban condenas por femicidios, violaciones sexuales y asesinatos.

Mencionó que después de esas liberaciones de femicidas o violadores muchas mujeres que han sido víctimas, les han llamado externándoles el temor, de una vez libres sus agresores las lleguen a buscar. Además, recordó, que en la mayoría de los casos ocurridos en lo que va del año las víctimas habían presentado denuncias en la Policía, sin que fuesen escuchadas.

“Entonces cuando hay ese grado de impunidad vas a estimular una mayor delincuencia y cuando hay un ambiente de mucho más violento en la sociedad en general, en la calle hay violencia, en la calle hay abusos contra las mujeres (…) se vuelve todo el país, la calle, el espacio público en un espacio que amenaza la vida y la seguridad de las mujeres”, explica Munguía.

¿Cómo se interpreta el hecho que vacía las cárceles y ahora piensan en cadena perpetua?

Esto te muestra que hay una falacia de parte del Estado, realmente como vas a decir que vas a poner cadena perpetua a los que cometen crímenes de odio, cuando vos mismo sos quien estás liberando y suspendiendo las penas de asesinos, también de mujeres y de niños y niñas.

Esa incongruencia te muestra que no hay ninguna voluntad de su parte para resolver este problema que es obligación tutelar los derechos y que este país sea un país seguro. La verdad que no tiene ningún sentido discutir con doña Rosario Murillo, ni con ninguna institución del gobierno, en este caso tampoco con la Policía (…) ni con la Asamblea si todo eso forma parte de instituciones que al mismo tiempo están agrediendo y violentando todos los días los derechos de las personas.

Las Comisarías de la Mujer eso es un cinismo  decir que la Comisarias de la Mujer las están abriendo si no están para atender las denuncias de las mujeres.

¿Es un contrasentido que reabran las Comisarías, no creen ustedes ustedes que tengan algún interés en protección de la mujer?

Es un contrasentido, pero tal vez por el anuncio que hicieron y que se publica en eso noticieros que saca el gobierno a través de su vocera oficial que tienen evidentemente son amenazas, dice que abre las Comisaría pero a la vez dice para perseguir organizaciones y no se que (…) no sabemos de que se trata, nosotros como organizaciones que hemos defendido la vida.

Las mujeres y las niñas estamos en altísimo riesgo, un llamado a la comunidad a la sociedad nicaragüense que tal cual nos toca hacer con el coronavirus de autodefendernos entre nosotras, protegernos entre nosotras de manera tenemos que vigilar la seguridad de las niñas y de las mujeres y poner de nuestra parte y hacer esfuerzo por cambiar a un sistema donde realmente podás ejercer derechos. También hay que apelar a la comunidad internacional porque el Estado nicaragüense está incumpliendo sus obligaciones de prevenir, atender, sancionar a los actores de estos hechos horribles y al resarcimiento de las mujeres y familiares que tienen víctimas de femicidio, de violencia sexual, etcétera.

A esto sumó la defensora de mujeres que en Nicaragua, no hay Estado de derecho y “las instituciones están de espaldas a la defensa de derechos humanos” y no hay alternativas para que las mujeres puedan salir de la violencia y reciban justicia pues el régimen se encargó de desmantelar todos los sistemas de prevención y atención a la violencia.

También ha incidido la persecución a las organizaciones de mujeres que impide que las víctimas puedan buscar apoyo. Recuerda que mucho antes del 2017 el régimen les empezó a vetar a las organizaciones la posibilidad que tuvieran convenios de cooperación internacional, que les permitiría acceder a fondos para los refugios y albergues de mujeres.

Actualmente esta situación se agravó con la pandemia, pero dijo, tratan de apoyar a las mujeres a través de llamadas o mensajes escritos a la página o contactadas a través de las promotoras en los territorios.

Sin embargo, reconoce que las capacidades por atender a las víctimas son escasas y “cero posibilidades para hacer justicia”, esto la lleva a sostener que “las mujeres tienen cada vez menos puertas de entrada donde poder acudir”.

Desmantelamiento del Modelo de Atención Integral

Munguía recuerda muy bien como fue el desmantelamiento de las Comisarías de la Mujer y la Niñez. Y señala que la aprobación de la Ley 779, Ley Integral Contra la Violencia Hacia la Mujer, incluía el modelo de la ruta de la justicia: Entre otros cómo poner la denuncia, adonde ir. El modelo de atención integral fue construido entre la sociedad civil, las organizaciones de mujeres y las instituciones del Estado relacionado con este tema.

La Ley no solo establecía el proceso de la denuncia y las medidas cautelares para la víctima, sino la protección de las mujeres en los albergues, que siempre han estado en manos de las organizaciones de la sociedad civil con la cooperación internacional.

No obstante, dos decretos presidenciales le cambiaron el concepto a la ley e impusieron entre otras cosas la mediación, “que la mediación es la antesala del femicidio y de la mayor violencia”.

“Ahí quedó sin efecto el modelo de atención integral que implicaba una relación entre la sociedad civil y el estado para poder atender proteger y acompañar  en sus denuncias a las mujeres. Ese fue el colchón el marco jurídico que usó que lo desmantela este gobierno y que deja de cumplir con sus obligaciones internacionales y que le cambia el concepto a la ley, en vez de una Ley de Violencia hacia las mujeres, aparece el fomento de las relaciones familiares, desparece el eje principal de esta ley”, sostuvo Munguía.

Este viernes Rosario Murillo refirió que el cierre de las Comisarías fue porque no eran utilizadas con el propósito de promover la vida sino lo contrario, Munguía dijo que con Murillo no puede haber ningún debate, “porque ella cada vez saca de su manga una historia que contar”, pero debería explicar como la Policía que responde directamente a Ortega, haya sido utilizada.

“Lo que yo creo es que está queriendo construir un nuevo elemento de persecución”, apuntó Munguía.

    Leave Your Comment Here