Opinión Portada

Europa quiere la paz

Hace 77 años, el 8 de mayo de 1945, llegó a su fin la Segunda Guerra Mundial en Europa tras seis largos años. La guerra y al mismo tiempo el genocidio contra los judíos y otros pueblos, ambos causados por la Alemania nacionalsocialista, fueron los mayores crímenes del siglo XX.  Millones de personas fueron víctimas de ellos, la mayoría en la entonces Unión Soviética y otros países de Europa Central y Oriental.

El régimen criminal de Adolf Hitler sólo pudo ser derrotado porque casi todo el mundo se unió contra él a costa de sufrir enormes pérdidas, especialmente por parte del Ejército Rojo, en el que rusos, bielorrusos, ucranianos y miembros de otros pueblos soviéticos lucharon contra la megalomanía nacionalsocialista.

Para Alemania, el 8 de mayo fue un día de liberación, de liberación del nacionalsocialismo. Desgraciadamente, el Este de nuestro país, al igual que los países de Europa Central y Oriental que tanto sufrieron la guerra y el genocidio, cayó inmediatamente bajo otra tiranía, la del estalinismo.

Josef Stalin, el dictador de la Unión Soviética en aquella época, reprimió la lucha de la gente por la libertad en toda la esfera de influencia de la Unión Soviética. Hoy en día, parece ser el modelo a seguir de la política rusa, que aparentemente se esfuerza por restaurar el imperio soviético que se derrumbó hace 30 años.

La agresión rusa contra Ucrania ha dado paso a una nueva era en Europa. Por primera vez desde 1945, un país de Europa ha invadido a otro, haciendo caso omiso de la prohibición de la violencia establecida en la Carta de la ONU. Al mismo tiempo, están saliendo cada vez más a luz crímenes de guerra inimaginables. Se violan las normas elementales de la coexistencia pacífica de los pueblos civilizados, y ya nadie en Europa puede sentirse seguro.

Por tanto, Ucrania no sólo defiende su propia independencia y libertad, sino también la de las demás naciones de Europa. Por ello, merece nuestro apoyo. Si no se pone pronto fin a la guerra, civiles lituanos también podrían ser ejecutados con las manos atadas, mujeres polacas violadas y hospitales alemanes bombardeados, como desgraciadamente ha ocurrido en Ucrania.

Ucrania y la OTAN no han amenazado militarmente a Rusia, nunca han invadido a un vecino pacífico. Por otro lado, Rusia lucha contra el espíritu de libertad y democracia de Ucrania, que sin uso de violencia y sin amenazas se ha aproximado a la vecina rusa. Cuando Rusia celebre la merecida victoria sobre la Alemania de Hitler, alegará que está luchando de nuevo contra los nazis en Ucrania, ¡qué increíble cinismo!

Hoy, los alemanes recordamos con gratitud los sacrificios que el mundo hizo para liberarnos a nosotros y a toda Europa del azote del nazismo. También recordamos que fue posible construir una Unión Europea pacífica, que celebra su cumpleaños el 9 de mayo, junto a nuestros vecinos – nuestros antiguos enemigos. ¡Que pronto vuelva a reinar la paz en toda Europa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X