“Es el momento de actuar»ante el COVID-19, advierte Unidad Nacional Azul y Blanco

“Es el momento de actuar»ante el COVID-19, advierte Unidad Nacional Azul y Blanco

La Unidad Nacional Azul y Blanco llama a los nicaragüenses la organización como sociedad para enfrentar la pandemia del COVID-19.

Las recapturas de excarcelados, la nueva modalidad utilizada por el régimen para mantener la zozobra
La falta de acceso al agua y a productos como el jabón, vuelve más vulnerable a un sector en el país, dicen ONG
Fuerte reclamo de líder campesina a Alianza Cívica

Doce exigencias y recomendaciones hizo la Unidad Nacional Azul y Blanco al régimen Ortega Murillo para que Nicaragua pueda enfrentar  el COVID-19 y ante lo cual demandan que esta pandemia no sea politizada.

“Coincidimos con la Iglesia Católica y todos los sectores sociales del país en que el trabajo coordinado público/privado, es el escenario ideal para enfrentar y disminuir el grave impacto del COVID-19”, resalta la Unidad Nacional que menciona  “que la naturaleza dictatorial del régimen y la ausencia de institucionalidad, es un agravante que no se resolverá en ningún diálogo con la dictadura”.

“Es el momento de actuar y no de perder el tiempo. No hay tregua posible. Es el momento de organizarnos todos como sociedad para enfrentar la pandemia”, resalta la Unidad Nacional.

Liberación de los presos políticos

De esta forma la Unidad Nacional exige al régimen la liberación total de todos los presos políticos así como el cambio de régimen carcelario a privados de libertad valetudinarios, enfermos, con delitos menores o por cumplir su condena. El cese inmediato del asedio y la represión.

La liberación de los presos políticos, una de las demandas de la Unidad Nacional.

También que sean suspendidas de inmediato  actividades y marchas donde haya aglomeraciones, así como las visitas casa a casa por personas que no están capacitadas para brindar orientaciones e igual las clases en todos los niveles del sistema educativo. Asimismo que sin discriminación  haya atención médica en el Sistema de Salud, pues la salud es un derecho humano.

Como parte de las recomendaciones también están: el cierre de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas del país al tránsito humano con el fin de evitar mayor propagación del virus,  una reforma presupuestaria y una reasignación de recursos de la cooperación internacional para asegurar equipos de protección para el personal sanitario, habilitación de nuevas camas a los hospitales y todo el equipo relacionado a la pandemia como compra de respiradores y test para el COVID-19 en cantidades suficientes para empezar a hacer monitoreo amplio de la infección.

También plantea la Unidad Nacional la ejecución de programas de apoyo a los sectores más vulnerables y a los que trabajan en actividades de sobrevivencia diaria dentro del sector informal de la actividad económica, absoluta transparencia en el uso de los recursos nacionales y/o donaciones, acceso y difusión amplia de los datos sobre la pandemia.

A su vez que sea suspendido el pago de los servicios de energía y agua potable para los sectores de menor consumo y no sean suspendido estos servicios básicos por falta de pago. Al tiempo que sea garantizada la distribución de agua en barrios y municipios que no tienen acceso.

También plantea la Unidad Nacional que la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (SIBOIF)  autorice el congelamiento inmediato y momentáneo del pago de préstamos, hipotecas y tarjetas de crédito. Y sea previsto un mecanismo para diferir los montos atrasados a lo largo de varios meses y sin recargo en la tasas de interés. 

Preocupa los sectores más vulnerables

Tamara Dávila, expresó la preocupación por la situación de hambre y socioeconómica que enfrenta el país, pues recordó que los sectores más empobrecidos son los que están más vulnerables ante esta pandemia.

El sector informal uno de los más vulnerables en Nicaragua ante la pandemia.

Dávila destacó la iniciativa de un sector de autoconvocados  que creó un Observatorio del COVID -19 y adelantó que  la Unidad Nacional apoyará todos los esfuerzos como las dos manifestaciones científicas que ya se han pronunciado sobre la pandemia que ayude a paliar la falta de información científica.

No obstante indicó Dávila, que  cualquier esfuerzo «no puede descontextualizarse de la situación de represión y dictadura que todavía  seguimos viviendo”

Por su parte Félix Maradiaga adelantó, que trabajan en un esfuerzo de médicos voluntarios y otros en el exilio, la creación de un mecanismo para emitir recomendaciones a través de las redes sociales sobre el manejo de los casos de menor riesgo que puedan tratarse desde sus casas.   

Y destacó Maradiaga que “para que el régimen de Daniel Ortega pueda orientar lo que están haciendo todos los gobierno responsables del mundo no se necesita un diálogo” o una tregua, porque el acceso a la salud, es un derecho constitucional .

“La principal arma de los nicaragüenses es la solidaridad cívica para poder establecer un muro de contención ante una epidemia que está siendo promovida por un régimen criminal”, aseguró Maradiaga. Pero aclaró que aunque como sociedad civil tiene un rol que jugar, no pueden sustituir al Estado y acusó al régimen que “así como asesinó en abril” , actualmente “promueve la propagación masiva del virus lo que es una actitud criminal”. 

La prioridad es salvar vidas

Violeta Granera dijo en tanto, que también desde la Coalición Nacional promueven redes de solidaridad, pues recordó que la prioridad es salvar vidas. Y mencionó que han mantenido  diálogo con todos los sectores que pueden apoyar en el abordaje de esta crisis.

Según indicó Granera, la campaña de quédate en casa ha sido respaldada con el sector privado que también les ha explicado que han adoptado medidas higiénicas, de distanciamiento, cambio de horarios en las empresas pero que en algunas han empezado hace unos días a enviar a sus casas a los trabajadores de mayor riesgo.

Granera manifestó que es necesario el cierre de empresas no esenciales que no están dedicadas por ejemplo, a la producción y distribución de alimentos y medicinas y también es urgente el Estado realice programas de ayuda al sector informal, que está en los grupos de mayor vulnerabilidad.

Por su parte Ivania Álvarez, destacó que ante esta pandemia debe imperar la responsabilidad ciudadana, “porque estamos ante una dictadura que parece que su estrategia es propagar el virus” y dejar el mayor saldo de muertes como lo hizo en abril de 2018. Para ello, señaló es el momento del autocuido y reiteró el llamado de organización en cuadra por cuadra de cada barrio para apoyarse entre vecinos.

Alexa Zamora destacó por su parte que esta situación demanda seguir exigiendo que el Estado asuma su rol que todo esto es resultado de una crisis sociopolítica en contexto de pandemia.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com