Derrumbes de tierra y crecida de ríos cobran 16 víctimas, tras paso de Iota en Nicaragua

A 16 ascienden las víctimas mortales, en tragedias que por separado causaron los efectos provocados por el Huracán Iota, en varios departamentos del país, y donde el deslave en el Macizo de Peñas Blancas, Matagalpa, represente la principal tragedia por el número de víctimas registradas.

Hasta ahora, han sido rescatados ocho cuerpos sin vida, por el deslizamiento de tierra en Peñas Blancas, confirmó Rosario Murillo, en la alocución del medio día.

Las víctimas fueron identificadas como Martha Lorena Hernández, de 34 años junto a sus hijos Orlando Josué y Heykel, Navarrete Hernández, de siete meses y nueve años respectivamente, así como Karen Yunieth Martínez Hernández, de dos años, Alberto Roque, Fanor Otero, y Elvin y Fany Otero López.

“Los sacerdotes me han compartido que es caótica y catastrófica la situación de la población. Ocho muertos confirmados y varias casitas destruidas. Estamos dispuestos a canalizar toda ayuda de ustedes. vamos a conversar para ver si nos lo permiten”, escribió desde sus cuentas en las redes sociales, el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez.

Fue hasta la mañana de este miércoles que bomberos, el Ejército y la Policía se presentaron al lugar del deslave en Peñas Blancas. Fotografía: Cortesía.

Según los lugareños, el deslave se extendió a unas ocho manzanas que soterró las únicas dos viviendas del lugar. Y debido a que el terreno está muy removido, los rescatistas lugareños buscaban con palos para intentar localizar a las víctimas, donde cuatro de ellas fueron encontradas con vida la mañana de este miércoles.

Rescatistas voluntarios de la comunidad empezaron la búsqueda de personas soterradas por el deslave en Peñas Blancas, desde el martes por la noche. Fotografía: Cortesía.,

En tanto en el sector de La Piñuela, Santa Teresa, cinco habitantes de dos viviendas del lugar fueron arrastradas por las fuertes corrientes del río del lugar que había crecido. En ese lugar fallecieron Daniela y David Umaña, así como Luz Marina Chávez y sus hijas Yahoska y María José Canales.

En esa comunidad habitan 26 familias que había sido llevadas a lo que Murillo llama “casas solidarias” , pero  dos de las familias optaron por regresas porque no estaba lloviendo, sin embargo en el último momento el río presentó una crecida rápida que anegó las dos viviendas.

La noche del martes, tres personas fallecieron por deslizamientos de tierra, dos en la comunidad de El Jilguero, Wamblán, Wiwilí y una en una comunidad de Quilalí,

    Leave Your Comment Here