Ahora Portada

CIDH reclama respeto a su independencia y autonomía

La Comisión interamericana de Derechos Humanos (CIDH), rechazó este martes la decisión del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que desconoce una renovación de mandato a su secretario ejecutivo Paulo Abrao, para el período 2020 y 2024, lo que considera como “un grave embate contra su independencia y autonomía”.

En un comunicado, la CIDH recuerda que la renovación de mandato de su secretario ejecutivo tenía como propósito  consolidar un proceso de transformación y modernización de las labores de la Comisión; que pueda liderar el proceso de conclusión de su Plan Estratégico 2017-2021; así como la construcción de su nuevo plan para el futuro, acorde con su visión para la protección de los derechos humanos en la región.

El pasado 15 de agosto del presente año, último día de la vigencia contractual, Almagro comunicó a la CIDH, sin consulta previa, su determinación de abstenerse “de avanzar en el proceso de nombramiento del secretario ejecutivo” de la CIDH; lo que en la práctica se traduce en una negativa a extender el contrato laboral, trámite requerido para dar continuidad administrativa al mandato del secretario ejecutivo.

“La Comisión anuncia a la comunidad internacional que esa decisión unilateral del Secretario General constituye un franco desconocimiento de su independencia y autonomía, que busca la separación de facto del secretario ejecutivo, y dejar sin efectos la decisión de renovación adoptada ocho meses antes por la CIDH. No deja de llamar la atención de la CIDH que, durante ese lapso no recibió cuestionamiento alguno por parte del secretario general sobre la pertinencia del procedimiento de renovación”, expresa el comunicado.

La CIDH señala que en el último día del primer mandato de Abrao, el secretario general citó dos informes como fundamento de su decisión uno de los cuales  fue presentado por la Secretaría de Asuntos Jurídicos de la Secretaría General de la OEA, sobre las competencias del secretario general sobre el proceso de designación del Secretario Ejecutivo y el procedimiento para elaborar las propuestas provenientes de la CIDH; y otro, por la Ombudsperson de la OEA, en el que se advierte el carácter confidencial de su contenido.

“Dado que la facultad de nombrar y separar de sus funciones a su personal de confianza, resulta indispensable para que la Comisión pueda llevar a cabo su mandato de supervisar y promover los derechos humanos en el hemisferio, las normas sobre las que se construyó el sistema interamericano de derechos humanos responden a la necesidad de resguardar sus competencias y su autonomía institucional, de tal suerte que actores externos no puedan determinar quienes desempeñan estos cargos, y mucho menos, el momento de su separación del cargo”, dice la CIDH en su comunicado.

El 27 de julio de 2016, la CIDH seleccionó a Paulo Abrão, luego de un amplio proceso, para el cargo de secretario ejecutivo y en la sesión realizada en México del 8 al 9 de enero de 2020, decidió por unanimidad renovar el mandato a su Secretario Ejecutivo para el periodo 2020-2024, el mismo 9 de enero se le comunicó por nota oficial al secretario general «conforme el Artículo 11, inciso 3, del Reglamento de la Comisión» y para los efectos de su contratación administrativa.

Reacción de Almagro

Al comunicado de la CIDH, Almagro reaccionó con otro comunicado a través del cual reacciona que «no se ha podido avanzar en el proceso de designación del Secretario Ejecutivo de la CIDH debido a la existencia de decenas de denuncias de carácter funcional que han sido presentadas ante los mecanismos institucionales encargados de garantizar y promover los derechos de las y los funcionarios de la Organización y de procesar en este caso las reiteradas denuncias sobre posibles violaciones de sus derechos».

«Lamentamos que la CIDH, a pesar de estar en conocimiento de decenas de denuncias, en algunos casos por meses, no haya dado traslado de las mismas a la Oficina del Inspector General para su sustanciación, lo cual debió ser realizado en definitiva por la Secretaría General», indica Almagro quien señala que esta falta de actuación de la CIDH, «es un duro golpe a su credibilidad».

 

Respaldo de defensores

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), rechaza la decisión de Almagro quien considera se extralimitó en sus funciones al obstaculizar el ejercicio de la renovación del mandato de Abrão.

El CENIDH considera, que este hecho afecta no solo la autonomía funcional y administrativa de la CIDH, sino que atenta contra la vigencia de los derechos humanos de las víctimas; sobre todo en momentos cuando en países como Nicaragua se requiere del funcionamiento adecuado de los mecanismos de protección internacional de derechos humanos, ante el ataque a los defensores y organizaciones de derechos humanos.

Gonzalo Carriòn por el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más expresó por su parte, su respaldo a la CIDH cuya labor ha sido fundamental en las Américas y en particular en Nicaragua. Recordó que a partir de abril de 2018, la CIDH  verificó in situ las graves violaciones de derechos humanos por parte del régimen, las que ha visibilizado a través de sus informes.

La Secretaría General de la OEA debería estar ocupada en fortalecer su acciones para que en Nicaragua cese la represión e imitar la beligerancia de la CIDH para que Nicaragua sea protegida en el sistema universal e  instó a la OEA a respetar la autonomía e independencia de la CIDH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X