Bachelet insta a resolver situación interna de la CIDH

 La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó este  jueves al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a resolver a través del diálogo el diferendo que mantienen.

“Esta es una situación muy perjudicial que corre el riesgo de minar la independencia y la probada eficacia de la CIDH”, dijo Bachelet, que a su vez considera que  “también está causando daños a la reputación de la OEA”.

Bachelet se mostró esperanzada “que el asunto pueda resolverse pronto”, pues recordó que “esto no debería tratarse de una cuestión de reputación personal, ni de lealtades políticas, ni de pérdida de prestigio. Esto debería ser sobre cómo trabajar para proteger los derechos humanos de cientos de millones de personas en todas las Américas en un momento de crisis masiva”.

La Alta Comisionada señaló que, en los últimos años, su Oficina ha estado gradualmente fortaleciendo su relación con la CIDH y afirmó que la misma seguía contando con el pleno apoyo de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

“La Comisión Interamericana es un órgano imparcial muy eficaz y de gran confianza, cuya labor es sumamente apreciada”, manifestó Bachelet, quien mencionó también que la CIDH “Ha proporcionado un recurso vital a las víctimas de violaciones de los derechos humanos en las Américas y ha desempeñado un papel importante en la promoción de los derechos de los grupos vulnerables”.

“Su robusto papel, así como el de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, han hecho estos órganos impopulares para ciertos gobiernos en varios momentos de su historia”, señaló la Alta Comisionada.

Tras referir que  “Esto es hasta cierto punto inevitable si se toman en serio su papel y permanecen verdaderamente independientes y autónomos, incluso de la propia OEA – como lo ordena el estatuto de la Comisión en virtud de la Carta de la OEA, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Estatuto de la propia Comisión Interamericana”.

El mandato del  secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, expiró oficialmente el 15 de agosto, después de que el Secretario General de la OEA declinó renovarlo por cuatro años más, pese a una solicitud unánime de los siete Comisionados de la CIDH el pasado mes de enero de que su mandato fuese renovado.

Igualmente organizaciones nacionales como el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y desempleadas María Elena Cuadra han externado su preocupación por la decisión de Almagro y coincide con otras organizaciones que señalan que esta decisión pone en riesgo la autonomía de la CIDH.

“Por tanto reiteramos la necesidad de respetar la decisión de la CIDH respecto de la permanencia en su cargo de su secretario ejecutivo, en arreglo con la costumbre desarrollada por este órgano en más de seis décadas de relevante trabajo en el hemisferio”, dice el María Elena Cuadra.

    Leave Your Comment Here