Anuncio de negociación “buena noticia” , pero presos políticos deben ser liberados


El eurodiputado Ramón Jáuregui, quien encabezó una delegación que en febrero pasado visitó Nicaragua, calificó el inicio de las negociaciones entre la Alianza Cívica y el régimen, como “una buena noticia”.

“Es esperanzador ver que el diálogo se abre camino. Pero paralelamente hay presos políticos que no deben estar en prisión y conductas represivas que deben cesar. No son compatibles con la negociación”, sostuvo Jáuregui, desde su cuenta de Twitter.

Fue gracias a la presencia de los eurodiputados que pudieron conocerse con más detalles las inadecuadas condiciones en que el régimen mantiene encarcelados a los presos políticos, y que el Parlamento Europeo adoptara una posición fuerte ante el régimen para que cese la represión y se siente a dialogar.

Un paso significativo

Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, consideró que las negociaciones podrían constituir un paso significativo para abordar los graves problemas que enfrenta Nicaragua.

Bachelet se refirió al tema durante la presentación del informe anual en materia de derechos humanos, en la cuadragésima sesión del Consejo de Derechos humanos de Naciones Unidas, en Ginebra.

Bachelet mencionó entre otros problemas enfrentados en el país: restricciones crecientes al espacio cívico; persecución de voces disidentes; y represión de la libertad de prensa, así como medidas de austeridad y desempleo.

Igualmente la Alta Comisionada se pronunció porque el régimen garantice que la negociación sea respetuosa, e incluyente de todos los actores políticos y grupos de la sociedad civil.

Bachelet se mostró esperanzada en que la negociación conduzca a medidas concretas para defender mejor todos los derechos humanos, incluida la libertad de expresión, los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, y los derechos económicos y sociales.

Derechos humanos no son negociables

“No me cansaré de repetirlo, los derechos humanos no son negociables”, reiteró la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, a través de su cuenta de Twitter, horas después de conocerse que tras cinco encuentros, la Alianza Cívica y representantes del régimen lograron ponerse de acuerdo con la hoja de rutas.

Tras señalar Núñez: “Verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición es lo que exigimos junto a los familiares de al menos 325 asesinados por la dictadura”.

Debate en redes sociales

A través de las redes sociales se ha generado una serie de reacciones, en su mayoría de desconfianza en la negociación por el tiempo que llevó concretizar una hoja de ruta.

A través de su cuenta en facebook, Azahalea Solís, participante como suplente en la negociación señaló: “Comprendo también las desconfianzas que se expresa por mujeres y hombres de distintas procedencia. Han habido en el pasado muchos arreglos que han contribuido a llevarnos hasta este punto. Nunca le pediría a nadie una fe ciega”.

No obstante, Solís destacó la importancia de los garantes nacionales e internacionales en el proceso y en los temas. “Así como de la posibilidad de contar con la Conferencia episcopal de Nicaragua que tiene tanto respeto y reconocimiento”.

“El pleno ejercicio de nuestras libertades es fundamental, de manera prioritaria la libertad de Irlanda, Medardo, Hansel, Pedro, Olesia (…) cada preso político, cada presa política debe salir ya en libertad y sus nombres limpiado de todo antecedente, porque no han cometido delitos, han ejercido derechos! Hay una fecha: 28 de marzo!”, escribió Solís.


    Leave Your Comment Here