Nicaragüenses exiliados en Costa Rica inician huelga de hambre

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica inician huelga de hambre

El 28 de abril de 2018, la manifestación de autoconvocados en León fue reprimida a balazos por la Policía del régimen en León, Hugo Alvarado, fue

Intenciones por revivir Canal Interoceánico profundizará las violaciones a los derechos humanos advierte CENIDH
44 mujeres asesinadas y nueve desaparecidas en Nicaragua en ocho meses de 2019
Llaman a nicaragüenses a rechazar intentos por reactivar proyecto canalero que viola soberanía del país

El 28 de abril de 2018, la manifestación de autoconvocados en León fue reprimida a balazos por la Policía del régimen en León, Hugo Alvarado, fue una de las víctimas, el impacto de una bala en el ojo derecho le desprendió la retina y quedó parcialmente ciego.

Alvarado, oriundo del barrio de Subtiava, debió huir de Nicaragua, debido a que aseguró es buscado por el régimen “por participar en protestas y apoyar a los muchachos autoconvocados”.

Alvarado es uno de los más de setenta mil nicaragüenses en el exilio, en su mayoría en Costa Rica, adonde huyó junto a varios de sus familiares con quienes les ha tocado dormir en las calles donde la población les regala “un bocadito de comida”. No tiene dinero ni siquiera para comprar medicamentos para él y su esposa, pues ambos son diabéticos.

Además de la difícil situación enfrentada como refugiados, Alvarado debe enfrentar el asedio que sufren sus parientes en Nicaragua. Una situación similar sufre Armando López, de Monimbó, Masaya. Llegó a Costa Rica el 19 de julio de 2018, dos días después que se vio forzado a huir después que el régimen entró a ese barrio con armamento de guerra. “Era un ejército de ocupación completamente, nos barrieron, nos vimos forzados a salir de nuestro país”, expresó López, quien comentó que él permaneció en un tranque, con la intención de ver una Nicaragua libre.

“Ahora me encuentro durmiendo en la calle pasando miles de necesidades, con hambre a veces no comemos”, aseguró López.

Ambos integran un grupo de nicaragüenses refugiados en Costa Rica, que con pancarta en mano se pronunciaron en los alrededores de las instalaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), a fin de demandar que esa organización al igual que Naciones Unidas vuelvan su mirada hacia los refugiados en cuanto asistencia humanitaria. Y que Costa Rica les respalde en la demanda de la aplicación de la Carta Democrática.
A su vez anunciaron el inicio de una huelga de hambre indefinida en los alrededores de las oficinas de la OEA.

OEA brinda apoyo a Costa Rica

Este lunes se dio a conocer un proyecto entre el Gobierno de Costa Rica y la Secretaría General de la OEA, para atender el costo de la atención de los migrantes en territorio costarricense.

El proyecto tiene un presupuesto superior a los 650 mil dólares provenientes de la Secretaría General de la OEA, el gobierno del Reino de España, el gobierno de la República de Corea, y el Trust for the Americas, y busca que Costa Rica haga frente a los costos por la atención de la población migrante.

Firma OEA Costa Rica expresa preocupación

Francisco Delgadillo, de Unidad Nacional de Centro, estima que la firma del convenio entre OEA y el gobierno de Costa Rica demuestra la preocupación de ambos por la suerte de los nicaragüenses.

No obstante, considera Delgadillo que el gobierno costarricense debería otorgarle a los nicaragüenses otro estatus que no sea el de refugiados, para que así los nacionales puedan integrarse activamente a la vida económica de la vecina nación, como por ejemplo con el emprendimiento de pequeñas empresas.

Delgadillo no ve oportuno el retorno de los nacionales, por la falta de seguridad para estos. Esto porque recordó en 2018 aún en presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), continuó la violencia y los asesinatos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0