Ahora Portada

Entierros exprés en el Caribe Sur y en Río San Juan

El Observatorio Ciudadano ha recibido reportes sobre entierros exprés en la Costa Caribe Sur y Río San Juan, y sobre presencia policial custodiando el traslado de ataúdes en Masaya, según el reporte de la semana comprendida entre el 2 de julio y 8 de julio.

Igualmente menciona el informe que “las comunidades indígenas continúan siendo de los sectores más vulnerables en el país ante la pandemia” por COVID-19.

Hasta el  8 de julio, el Observatorio reporta un acumulado de 7,893 casos sospechosos verificados por COVID-19 en todos los  departamentos y regiones autónomas. De estos registran 448 nuevos casos que representa un 6% de incremento en el período.

Y 2,225 muertes, entre neumonía y muertes sospechosas por COVID-19. Managua, Matagalpa, Masaya ocupan los tres primeros lugares por la cantidad de casos.

Mientras el Ministerio de Salud (MINSA) hasta el 7 de julio reporta 2,846 casos confirmados, 762 activos, 1,993  recuperados  y 91 fallecidos.

El Observatorio advierte que “la normalización de una pandemia que no ha sido atendida adecuadamente puede ser letal”.

E insiste en la importancia del uso mascarillas en todos lados, mantener la distancia física de dos metros con otras personas, evitar las aglomeraciones y el lavado de manos constantemente con agua y jabón.

Durante este período el Observatorio recibió reportes sobre la exposición del personal de salud al no contar con un equipo de protección personal adecuado, en algunas unidades de salud no aceptan donaciones de equipo de protección personal hechas por la sociedad civil, o en algunos casos indican que los responsables de unidades de salud han recibido las donaciones, luego las envían al SILAIS donde deciden el destino de las mismas a discreción.

Otras irregularidades reportados en especial de siete departamentos y de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur en la atención en igual número de unidades de salud, entre las que destacan: Aglomeración de familiares de pacientes en hospitales, diagnóstico de neumonía a pacientes que presentan síntomas de COVID-19, desabastecimiento de medicamentos en centros de salud.

A la vez, señalan la entrega limitada de medicamentos, solo a pacientes hospitalizados, falta de información sobre el estado de pacientes a sus familiares, falta de seguimiento por parte del MINSA a pacientes que se encuentran en sus casas en recuperación y a contactos cercanos o familiares de pacientes que tienen o tuvieron síntomas de COVID-19, incomunicación total entre pacientes hospitalizados y sus familiares, manipulación de expedientes y radiografías para esconder la presencia de pacientes con COVID-19.

Igualmente mencionan que en las unidades de salud dan de alta a pacientes quienes aún se encuentran en condición delicada de salud, tratamiento preferencial a altos rangos de la Policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X